Saltar al contenido

Los últimos días de Satoshi: Qué pasó cuando desapareció el creador de bitcoin

El 26 de abril de 2011, el creador de Bitcoin, Satoshi Nakamoto, desapareció. Pete Rizzo nos cuenta la historia.

 

«La tradición exige que no debe haber un vacío entre rey y rey». – Terry Pratchett

Algunos sospechaban que era británico, que era Yakuza, o que lavaba dinero. Se preguntaron si era una mujer y reclamaron que la querían para ellos, si ese fuera el caso; hasta bromearon sobre follársela. Se mantuvieron precavidos en caso de que se demostrara que estaba loco, o monitoreaban cambios relacionados con sus horas de sueño, hasta debatían el por qué hablaba y o no hablaba y le enviaba parches ansiosos firmados con “pretty please”.

Sin duda, en los últimos días de 2010, Satoshi Nakamoto todavía recibía reconocimiento por inventar el Bitcoin y era respetado por crear y cultivar el primer tipo de moneda digital descentralizada del mundo, convirtiéndola en un mercado de 1 millón de dólares. Pero a medida que aumentaban las frustraciones con respecto a su autoridad y disponibilidad, se volvió muy común que los usuarios criticaran a Satoshi, el administrador, Satoshi, el cuello de botella, Satoshi, el dictador.

Se puede decir que una queja silenciosa contra el creador de Bitcoin había estado hirviendo desde el verano de ese año, la cual pronto se convirtió en una especie de protesta. A medida que aumentaban las demandas, monitorear las veces que aparecía Satoshi incluso tomó el rol de ser un deporte, con los usuarios especulando por qué aparecía o cuándo podría aparecer en los foros.

Eso no quiere decir que Satoshi fuera capaz de poner cierto orden a las discusiones en los momentos cuando reaparecía.

De hecho, a medida que se acercaba el invierno, un cambio notable en la conversación comenzaba con una ola de publicaciones que arrojaban dudas sobre el proyecto y, más específicamente, el papel de Satoshi en sus operaciones. En respuesta, los usuarios trazaron una línea divisoria: no fue Satoshi, quien en aquel entonces seguía dirigiendo el desarrollo del proyecto, sino los usuarios que ejecutaban el software quienes eran la máxima autoridad del mismo.

“No hay una mente maestra única cuando nos referimos al código abierto. Es más como un cerebro donde un solo humano es una célula”, escribió ShadowOfHarbringer. «Si un día Satoshi dice, ‘OK chicos, fue solo una broma con esto de Bitcoin, estoy cerrando el proyecto’, simplemente bifurcamos el código».

Esta línea de defensa fue compartida por todos lados, incluso por el asistente más activo de Satoshi, Gavin Andresen, quien escribió en términos inequívocos: «Si Satoshi se revela, entonces se bifurca el proyecto”.

En el corazón de esta defensa crecía una creencia, tal vez más fuerte que cualquier confianza que hubiera en el mismo Satoshi, de que ningún usuario de Bitcoin podría ser mayor o menor que cualquier otro, que todos eran nodos en la red, autores de código, individuos responsables de que el software tuviera éxito.

De igual forma, las próximas semanas encontraríamos a los primeros usuarios de Bitcoin ejerciendo este poder de maneras que cambiarían las suposiciones sobre la usabilidad, la política, las limitaciones y las libertades del software.

Al final, este despertar equivaldría a algo más, la primera afirmación de autoridad sobre el creador de Bitcoin y su sistema de reglas, el cual ya estaba definido por decisiones tan absolutas que bien podrían haber sido divinas.

El usuario Thrashaholic escribió lo siguiente a uno de los primeros críticos:

“Entonces, ¿usted se siente cómodo con las leyes de la naturaleza que determinan cuánto oro, plata, platino, paladio se puede obtener? Llámales a esas leyes ‘Dios’ si quieres, no son diferentes a Satoshi «.

 

I. Inocencia

Para Satoshi, todo esto podría haber parecido algo muy lejano de la tranquilidad del 2009, cuando en los meses posteriores al lanzamiento del primer software de Bitcoin, las primeras revisiones fueron silenciados a penas se hacían.

De hecho, a medida que el año llegaba a su fin, el optimismo que había invadido sus primeros correos electrónicos con el famoso cypherpunk Hal Finney se habría desvanecido en el pasado distante, mientras que incluso las respuestas casuales a la lista de correo de Bitcoin se habían reducido casi por completo.

Aunque si para entonces Satoshi estaba convencido de la ciencia detrás de Bitcoin y podía exponer sus virtudes como dinero real, quizás fue la adición de una simple función de foro a su sitio web oficial lo que demuestró que había comenzado a pensar más profundamente sobre la necesidad de evangelizar para el beneficio de su invento.

Ciertamente, es posible inferir que los foros de Bitcoin.org, lanzados en noviembre de 2009, habrían hecho mucho para poner fin a la tranquilidad que rodea a su todavía oscuro proyecto: un año después de su lanzamiento, había procesado poco más de doscientas transacciones y carecía cualquier tipo de tasa de intercambio.

Añadiendo energía al proyecto estaba el estudiante de ciencias de la computación Martti «Sirius» Malmi, que dedicó su tiempo libre a la corrección de errores, pero los foros expandieron este equipo de dos. Cuando se le preguntó cuál debería ser el precio de Bitcoin, el usuario NewLibertyStandard daría una primera respuesta torpe: «tazones de papel, no más de 50 unidades, sellados de fábrica».

Juntos, los usuarios del foro proporcionarían una mejor respuesta, estableciendo un primer intercambio y animando a las tiendas a aceptar la criptomoneda.

En los límites del ciberespacio, Satoshi lo vigilaba todo, el desarrollador principal y su asistente de medio tiempo, lograron hacer cerca de 50 actualizaciones al código ese primer año. Los usuarios actualizaban con frecuencia y en poco tiempo, la incredulidad fue suspendida por un paso hacia lo desconocido.

 

Gota a gota

Lo que Satoshi pensó de estos visitantes iniciales al sitio web Bitcoin.org, solo podemos adivinarlo, pero según como se cuenta, parece haber sido un anfitrión humilde y receptivo.

Ciertamente, nadie ofreció más información sobre sí mismos que Satoshi, algunos adoptaron nombres poco elegantes como Giik, Xunie y riX, otros seudónimos que eran prosaicos (SmokeTooMuch) o políticos (1currencynow), pero casi nunca personales.

Un nombre, sin embargo, se destacaría inmediatamente al hacer su aparición: Gavin Andresen. A diferencia del singular Sirius o Satoshi, el alias era, por supuesto, discernible como un nombre completo, con un nombre de pila irregular, «Gavin», y el apellido que le sucedía, «Andresen». 

Para aumentar la controversia estaría su elección de avatar. Mientras que la mayoría de los perfiles de usuario no eran más que cuadrados grises vacíos, Andresen interpretó a un excursionista sonriente que deambula por un sendero. La imagen era acertada. En mayo de 2010, Bitcoin apenas era un camino usado; dibujar a Andresen y una primera ola de tipos de startups de Silicon Valley fue el modesto debut de Bitcoin en las páginas de InfoWorld.

Pero se necesitaría más que un nombre para atraer la atención en los foros, los cuales cada vez eran más activos, y el primer esfuerzo de Andresen, hecho a principios de junio, garantizaría que iba a hacer justo eso.

Él escribió en su declaración:

“Para mi primer proyecto de codificación de Bitcoin, decidí hacer algo que suena realmente tonto: creé un sitio web que regala Bitcoin… He almacenado 1,100 [bitcoin] para comenzar. ¿Por qué? Porque quiero que el proyecto Bitcoin tenga éxito «.

The Bitcoin Faucet, como se llamaría el sitio web, fue recibido con aclamación, atrayendo la atención de los primeros colaboradores como Laszlo, y rápidamente se volvió más mítico que su reciente compra de dos pizzas de Papa John’s. Más que una simple casa de cambio, The Bitcoin Faucet fue un acto de imaginación, uno que ayudaría a desarrollar el potencial real de Bitcoin para el trading en línea.

Mientras que el dinero del pasado permanecía rígido en cuentas bancarias, tardando días en moverse entre bancos, los pagos fluían libremente desde el Faucet de Bitcoin de un usuario en Internet a otro. En una semana, el propio Satoshi respondió a este trabajo, calificándolo como «una excelente elección para un primer proyecto.»

«Había planeado hacer esto exactamente si alguien más no lo hacía, así cuando a los mortales les resulte demasiado difícil generar 50 BTC, los nuevos usuarios podrían obtener algunas monedas para jugar de forma inmediata», escribió.

La respuesta fue suficiente para alentar a Andresen a responderle a Satoshi, aunque su tono delataría cuán diferentes serían los dos colaboradores.

“Tengo mucha curiosidad por saber más sobre ti, ¿cuántos años tienes? ¿Es Satoshi tu verdadero nombre? ¿Tienes algún trabajo normal? ¿Con cuáles proyectos has estado involucrado antes? « Andresen escribió.

“En cualquier caso, Bitcoin es una idea brillante y quiero ayudar. ¿Que necesitas?»

Que el nombre de Andresen tuviera su propia historia compleja, o que alguna vez fue ampliamente conocido como Gavin Alexander Bell, aún no era un asunto que preocupara a nadie, ni lo habría sido la ironía en la idea de que su vida estaba a punto de entrar en la sombra de otro gran inventor.

 

El gran“slashdotting”

Operando a fines de junio a casi un centavo cada uno y viendo recuentos de transacciones de dos dígitos diariamente, Bitcoin, al parecer, estaba a punto de volverse popular. Si los foros estaban llenos de gente, esto hacía que aumentara el calibre de sus codificadores, y los lanzamientos se convertían en un asunto colectivo y colaborativo.

No pasaría mucho tiempo antes de que incluso Satoshi se dejara llevar por el optimismo, y mientras Laszlo, Gavin y una pequeña pandilla de codificadores probaban sus desarrollos, la confianza, incluso, superó a su teclado cuando de repente anunció la posibilidad de que Bitcoin saliera de la fase beta.

En un momento en que la mayoría estaba compilando el código, la idea de una versión 1.0 era noticia de primera plana.

“Deberíamos intentar conseguir publicidad, publicando simultáneamente en foros, IRC, Youtube, Facebook, Google Ads. Slashdot con sus millones de lectores expertos en tecnología sería increíble, ¡quizás el mejor que nos podamos imaginar!» Sirius escribió, teniendo como resultado una gran cantidad de respuestas emocionadas.

Pronto, los foros se preocuparon por los puntos más finos de un comunicado de prensa, debatiendo si Bitcoin estaba realmente «respaldado por energía» o si a alguien le importaría su suministro finito.

Así el esfuerzo concluyó en el lanzamiento aún cuando Satoshi cambió de opinión, lo cual evidenció que Bitcoin era un proyecto comunitario como se pretendía.

Sin embargo, el conservacionismo de Satoshi resultaría profético. Poco después de cotizar en Slashdot, la infraestructura de Bitcoin se desbordó, el precio subió hasta los 10 centavos, mientras que la dificultad se cuadruplicó a medida que más y más potencia minera se invertía en línea.

Con esto, los estafadores tecnológicos como William “Nenolod” Pitcock, aparecieron rápidamente, buscando enfatizar la economía de Bitcoin para la ciencia y el deporte. Él tuiteó:

“Bitcoinexchange: demolido. 84,732 BTC [vendido por] 1500 EUR de ganancias looooooooooooooooool».

Mientras una ola de miedo se extendía por los foros, se especulaba que la red podría estar siendo atacada por todos, desde banqueros rencorosos, hasta operadores de granjas de servidores deshonestos. Con toda esa emoción, era solo cuestión de tiempo antes de que el mercado finalmente explotara, cayendo de nuevo a un mínimo de 5 centavos, el Faucet una vez lleno se vació, y su pago se redujo.

 

Un bloque extraño

Pero con cada ola de Bitcoin, nuevos usuarios llegan a tierra. Así que, incluso cuando Satoshi comenzó a fusionar el código de Andresen con más regularidad, estaba lejos de ser el único que hacía este trabajo.

Ciertamente, no hubo nada que detuviera a los ansiosos contribuyentes. El correo electrónico de Satoshi fue incluido directamente en la página de inicio de Bitcoin.org, y su nombre, virtualmente desconocido más allá de los foros, difícilmente habría parecido prestigioso.

Tiago Faria comenta que recuerda haber enviado a Satoshi una traducción del sitio web, traduciendo el archivo en un vuelo a Lisboa y recibiendo un agradecimiento entusiasta al aterrizar. Cuando Ribuck tuvo problemas para compilar, Satoshi rechazó una recompensa para repararlo. («Tengo suficiente bitcoin», respondió.) Asimismo, David Parrish fue incluido como colaborador después de expresar solo un interés fugaz en aprender a codificar.

En resumen, difícilmente fue un honor trabajar el protocolo. Aquellos que tenían los medios para contribuir simplemente iban y venían, como Laszlo, quien en agosto se le calificó como desaparecido o “Missing In Action (M.I.A)”, hasta que no mucho después se ausentó definitivamente. Además, para quienes siguieron adelante, a menudo lo hacían como medio para lograr un fin.

Andresen estaba ocupado creando provocaciones sobre la continuación «súper secreta» de su Faucet, la cual albergaría ambiciones comerciales. Al estar de vacaciones de su trabajo de programación a tiempo parcial, albergaba la esperanza de que Bitcoin lo ayudara a encontrar trabajo en Amherst, Massachusetts, una ciudad universitaria donde el capitalismo es más tolerado que alentado y las brillantes oficinas de Boston se encuentran a un día de distancia manejando con dirección al este.

Si el inventor de Bitcoin se quedó corto al revelar sus antecedentes o circunstancias, era difícil para otros saber si era reservado o simplemente estaba ocupado.

Aun así, a medida que el verano de 2010 llegaba a su fin, también lo haría la era de la ambigüedad de Satoshi. Si se puede decir que había magia en el código de Satoshi, también se dice que se le reverenciaba a Satoshi, el mago, el alquimista que había convertido C ++ en la Piedra Filosofal.

Esa imagen inmaculada sufriría su primer quiebre el 15 de agosto de 2010, cuando de repente aparecieron 184 mil millones de bitcoin en la blockchain. No era un pequeño error, la explotación crítica del código, una violación sin precedentes de su política monetaria, fue obra de un adversario capaz de modificar el software y subvertir su intrincado sistema de contabilidad distribuida.

Mientras los usuarios atónitos corrían la voz en los foros, Andresen y otros desarrolladores se apresuraron a identificar una solución. Sin embargo, sería Satoshi quien escribiría y lanzara el parche.

Posteriormente, caería la responsabilidad de señalar lo que todos estaban pensando en el usuario Freemoney, quien habló sobre cuán dependiente se había vuelto el software del Rey que lo mantiene:

“¿Tuvimos suerte o hay un localizador secreto que alerta a Satoshi sobre emergencias?”

 

II. Desilusión

En las semanas siguientes, Bitcoin volvió a estar en línea y funcionando correctamente, lo que significa que los usuarios continuaron ejecutando el software para mantener el valor, validar transacciones y construir la nueva “blockchain”. Siguiendo este orden de ideas, la exaltación por la vulnerabilidad fue, literalmente, una cosa del pasado.

Sin embargo, sí es cierto que el ataque violó las reglas de la red Bitcoin, y también expuso ese mismo sistema de reglas, revelando por primera vez su mecánica y gestión.

A su paso, Satoshi se movería rápidamente para reforzar la base del código, agregando y quitando partes como si estuviera abordando una tormenta. Tomó medidas para limitar los vectores de ataque percibidos, deshabilitando comandos para transacciones complejas, codificando bloques de puntos de control en el software e instalando un sistema de alerta que le permitía transmitir advertencias críticas a todos los clientes.

De alguna forma, sus acciones fueron comprensibles: Bitcoin estaba bajo un asedio silencioso que solo él habría podido detectar. Para julio de 2010, los usuarios habían comenzado a investigar el código seriamente, y aunque la mayoría le informaron sobre sus hallazgos, no había garantía de que este altruismo continuaría.

Así, las acciones de Satoshi mostrarían que no todas las reglas de Bitcoin son iguales. La naturaleza del consenso seguía siendo que todos los usuarios necesitaban estar de acuerdo con todas las reglas para los bloques válidos (para así reconocer un solo historial de “blockchain” y, por lo tanto, una moneda común), pero las llamadas reglas de política estaban fuera de este marco, lo que le dio libertad para aplicar reglas a las transacciones en nombre de la seguridad.

¿Cuánto debería costar una transacción? ¿Debería haber restricciones sobre los tipos de transacciones? ¿Se puede considerar alguna transacción no deseada, indeseable o incluso dañina para la red?

Sobre estas preguntas, Satoshi fue menos colaborador, menos claro sobre lo que implicaba su toma de decisiones. Lo que complicó las cosas es que parece haber estado abierto, al menos tácitamente, a reposicionar los puntos fuertes del software en nombre de la adopción.

Ya en 2009, Satoshi le había dado credenciales a Sirius de Bitcoin.org, y con el pasar de los meses, nuevamente las estaba usando libremente, agregando traducciones y FAQ. En particular, esto incluyó una nueva adición que describe las «ventajas» del proyecto.

“Las transacciones de Bitcoin son prácticamente gratuitas, mientras que las tarjetas de crédito y los sistemas de pago en línea suelen costar entre el 1% y el 5% por transacción, más varias otras tarifas comerciales de hasta cientos de dólares”,decía el sitio web actualizado.

Quizás como era de esperar, es aquí, donde el dinero mágico de la Internet chocó con los costos del mundo real, donde vimos por primera vez un cuestionamiento de la autoridad de Satoshi, un desconcierto en los límites entre sus instrucciones y lo que los desarrolladores y usuarios podrían decidir.

 

El guardían

Al final, el error de desbordamiento de valor dividiría el “blockchain” de Bitcoin por un total de cinco horas, dejando 53 bloques huérfanos antes de que los usuarios restauraran las reglas de red previstas.

Aun así, si hoy en día tal compromiso se encontraría con un examen de conciencia significativo, en ese entonces, era motivo de celebración: uno de los primeros blogs de fans de Bitcoin llegó a jactarse de que el problema se solucionó más rápido que las correcciones críticas en «Google y Microsoft». 

Más sorprendente podría ser la poca conversación que afloró de Satoshi. Aparte de una advertencia en la lista de correo, no parece haber habido ninguna autopsia. No quedó sin discusión solo la naturaleza del error, sino la forma de la bifurcación, cómo Satoshi reforzó las reglas impuestas por todos los usuarios unilateralmente, su parche ajustando las reglas para las entradas y salidas de las transacciones.

Incluso si otros desarrolladores tuvieran alguna pregunta sobre lo que sucedió, no estaba exactamente claro dónde se les habría preguntado. Se habría intentado celebrar una reunión de desarrolladores durante el verano, pero se estancó en gran medida por la ausencia de Satoshi.

Para ser justos, no está claro si Satoshi quería alguna opinión. Semanas antes, ajustaba silenciosamente las reglas sobre el tamaño de los bloques, implementando una regla de protocolo poco clara llamada MAX_BLOCK_SIZE e incorporándola sin previo aviso como parte de una actualización de rutina.

Tal caso ocurrió nuevamente a fines de julio, cuando Satoshi lanzó una actualización con el prefacio «¡Por favor actualicen a 0.3.6 lo antes posible!», fusionando el código, el cual no había publicado para su revisión. No es que no tuviera una buena razón para el cambio. Esto parece haber sido el resultado de un error que, si se hubiera explotado, haría posible que un atacante gastara bitcoins que no eran de su propiedad.

Pero esta distancia no estuvo exenta de consecuencias. Andresen, por ejemplo, pronto podría verse pensando en el proceso de desarrollo con el recién llegado Jeff Garzik, un colaborador veterano de Linux inspirado por Slashdot para comenzar a inspeccionar el código de Bitcoin.

No es sorprendente que los dos hayan tenido mucho en común. También siendo un nuevo padre, Garzik era un veterano que estaba comenzando, y que residía en las afueras de Raleigh, Carolina del Norte, donde vivía y trabajaba desde una Fleetwood RV de los años 80.

Como nos muestra IRC, rápidamente surgió una buena amistad entre los dos.

gavinandresen: Ojalá pudiera convencer a [Satoshi] de cambiar a un modelo de desarrollo más colaborativo.

Tritonio: ¿a qué te refieres? ¿Cuál es el modelo de desarrollo actual?

jgarzik: mayormente cerrado. código abierto, desarrollo cerrado

gavinandresen: Satoshi es el guardián en este momento, todo el código fluye a través de él.

 

Una fuga silenciosa

Sin saber concretamente por qué, los usuarios y desarrolladores parecen haberse sentido más cómodos enfrentando los problemas de la autoridad de Satoshi a medida que el calendario llegaba a otoño.

Garzik asumió la tarea con más tesón, abriendo hilos que abordaron cuestiones más espinosas sobre la economía del sistema. Primero, investigaría la política de tarifas de Bitcoin, proponiendo eliminar las transacciones gratuitas bajo la premisa de que simplemente se pasaban como costos de almacenamiento ocultos.

Satoshi no llegó a eliminar el subsidio por completo, y describió tanto el umbral de tarifa actual (200 KB o aproximadamente 1,000 transacciones por bloque eran gratuitas) y por qué apoyaba solo un límite inferior de 50 KB. «Bitcoin siempre debería permitir al menos algunas transacciones gratuitas», esto consideró.

En lugar de objeciones a su lógica, Satoshi se movió rápidamente para promulgar el cambio que él prefería, fusionándolo solo dos semanas después. Sin embargo, algunos usuarios parecen haberse quedado con quejas por el aumento de costos que se implementó, argumentando que es el mercado, no los desarrolladores, quien debería establecer las tarifas.

A raíz del cambio, los desarrolladores como Andresen parecían confundidos acerca de cómo la red manejaba las tarifas y, por lo tanto, no fueron capaces de ayudar a responder las preguntas. Que esto fuera un problema se debía a que, a medida que la red crecía, era menos probable que cualquier problema pudiera ascender a Satoshi.

Para entonces, los usuarios ya estaban distribuyendo parches personalizados del software, ediciones no oficiales que solucionaban problemas menores o mejoraban el rendimiento del código para minar.

Por su parte, Satoshi parece haber reconocido la tensión que se presentaba, otorgando a Andresen acceso para actualizar el software directamente en octubre, y traería una recién descubierta accesibilidad a la labor, involucrando a los usuarios en IRC, incluso aunque el mismo Satoshi sirviera como sello final de aprobación.

Sin embargo, las preguntas más importantes continuaron dependiendo del edicto de Satoshi. Cuando Garzik propuso un aumento en el nuevo límite de tamaño de bloque, codificando un parche para «igualar la tasa de transacción de PayPal», Satoshi volvió a diferir, afirmando que se podría hacer un cambio «si llegáramos a necesitarlo».

El hecho de que la respuesta se sienta incompleta hoy, se debe a que al parecer Garzik preguntaba bajo cuerda cómo los desarrolladores podrían lidiar con los cambios «incompatibles», que no solo ajustaban las reglas para todos los usuarios, sino que expandían o incluso introducían nuevas reglas en el software. 

Incluso entonces, algunos ya se estaban preguntando cómo tales decisiones podrían ser resueltas por Satoshi o cualquier dictador benévolo, con el recién llegado Wladimir van der Laan argumentando que este precedente podría poner al sistema en un camino peligroso hacia la centralización.

wumpus: en efecto, el desarrollador debe establecer un protocolo, no una política sobre tarifas

wumpus: de otra forma, podemos llamar al señor satoshi querido líder 😛

 

III. Confrontación

A medida que aumentaban las críticas, Satoshi parece haberse mantenido activo y en línea, pero incluso él tendría dificultades para seguir el ritmo del volumen y la urgencia de la conversación que se avecinaba.

Para noviembre, parecía que en todas partes los usuarios estaban probando los límites que Satoshi había establecido, algunos afirmaban que su diseño era defectuoso, mientras que otros llegaban a argumentar que su sistema hizo poco más que enriquecerse injustamente a sí mismo. 

Aunque la lógica está anticuada y está impregnada de malentendidos, es difícil no ver estas publicaciones como un prisma de los tiempos, tanto por la preocupación de que los cambios de los desarrolladores puedan dañar a los inversores, como por el ya fuerte eco de que son los usuarios quienes tienen la máxima autoridad sobre el sistema.

Como era de esperar, la mayoría de estos ataques apuntaron a las reglas más arbitrarias que aparentemente Satoshi había ordenado: siendo el límite de 21 millones en el suministro de Bitcoin el que se llevaría la mayor carga de la crítica. 

mesees: ¿cómo diablos puedes sentirte cómodo con un tipo al azar que elige la cantidad de dinero en circulación?

Kiba: ¿quién elegirá el número entonces?

thrashaholic: acepto las limitaciones de Satoshi mucho más que las de Bernanke

mesees: un grupo de tipos al azar es mucho mejor que uno al azar

ArtForz: la única parte importante es que está arreglado, aplicado por todos los pares y conocido por todos de antemano

En particular, es aquí donde los usuarios comenzaron a unirse detrás de la idea de que podían ejercer autoridad sobre Bitcoin, copiarlo de manera efectiva y continuar si alguna vez estaban en desacuerdo con las decisiones tomadas por Satoshi o cualquier desarrollador.

Michael “Theymos” Marquardt, quien opera el sucesor de los foros de Bitcoin.org, sería una voz temprana y poderosa para este pensamiento. Cuando Satoshi lanzó una actualización, argumentó que solo estaba proponiendo un cambio, una la cual los usuarios tendrían que aprobar cuando se descargaban el código.

Marquardt continuó extrapolando la lógica aún más, rechazando las afirmaciones de que un nuevo software, incluso uno con características mejoradas, podría seguir siendo Bitcoin si los usuarios no estaban de acuerdo. Escribió en una respuesta tajante:

“Claramente estoy dispuesto a apostar mi saldo por la seguridad del sistema. Siéntanse libres de hacer una versión diferente con reglas estúpidas. Nadie la usará «.

Pronto, el entonces estudiante universitario de 20 años de Wisconsin plantearía el primer desafío a la autoridad de Satoshi, aunque no estaría solo en llevar el pensamiento de Bitcoin a nuevos extremos.

 

De decimales a DNS

Podría ser apropiado que este desmoronamiento comience con una cuestión de decimales.

Como la mayoría de los usuarios sabían, los bitcoin eran como nunca lo fue el dinero normal, divisibles en ocho lugares, las unidades más pequeñas no estaban definidas en aquel entonces por ningún término. Otro factor de confusión fue que, en la práctica, las billeteras se redondeaban a dos dígitos, como dólares y centavos, esta decisión se remontaba al código fuente.

“Me parece una buena idea llegar a un consenso ahora sobre cuándo ‘mover los puntos decimales, escribió Andresen. «Cuando los Bitcoin valen más de unos diez dólares (o euros) cada uno, creo que será el momento de permitir pagos de menos de un centavo».

La pregunta era, por supuesto, de política, de cómo, o si, el software cambiaría para facilitar la adopción. Pero rápidamente se mostró la pura subjetividad de tales decisiones, con los usuarios debatiendo por las páginas si sus madres conocían el término «mili» o el significado exacto de «micro».

Por otra parte, Matthew “Appamotto” Willis estaba ocupado llevando el concepto de Bitcoin hasta su límite en un hilo que marcó la primera exploración de cómo podría funcionar un mundo con múltiples blockchain (multi-blockchain).

¿Podrían existir aplicaciones por encima de Bitcoin? ¿O Bitcoin estaba destinado a ser reconstruido en otro tipo de blockchain en el que podrían florecer mil monedas? El hilo se encendió tan rápido que los usuarios empezaron a clamar por Satoshi, sin estar seguros de si bifurcarlo primero o pedir su aprobación.

“Creo que sería posible que BitDNS sea una red completamente separada y una blockchain separada, pero que comparta la potencia de la CPU con Bitcoin”, escribió Satoshi después de unas 12 páginas de debate. “Mientras estás generando bitcoin, ¿por qué no también obtener nombres de dominio gratis por el mismo trabajo? «

Que el hilo se haya convertido en una especie de fenómeno se evidencia por el resurgimiento de Hal Finney, quien le preguntó directamente a Satoshi si estaba «respaldando la idea» del multi-blockchain, cada una de las cuales «crearía su propio tipo de monedas».

Si bien una disección completa de las ideas en cuestión tomaría años, y podría decirse que todavía está en curso, es notable que ya hubo objeciones a la solución de usar «cadenas laterales (side chains)» de Satoshi. También había dudas sobre si él siquiera sabía hacia dónde se dirigía la revolución que inició.

«El elefante que del cual no se habla en la sala, lo único que todo el mundo quiere evitar, pero no se está mencionando, es la necesidad de crear una moneda paralela a Bitcoin porque Bitcoin en sí es inadecuado para realizar la tarea en cuestión», escribió el usuario RHorning.

Fue Garzik quien quizás se expresó más sobre el hecho de que Bitcoin debería ser únicamente una moneda, aunque continuaría alentando la creación de nuevas blockchain fuera de la autoridad de Satoshi. Escribió:

“Superen el miedo a la bifurcación, adopten múltiples blockchain, en competencia con conjuntos de reglas. Dejen que Satoshi sea el benevolente dictador de la cadena principal. Necesitamos competencia «.

 

Grabado en piedra

Una reprimenda aún mayor a la autoridad de Satoshi tendría lugar en cuestión de días, cuando nuevamente se movilizara para frenar el uso de comandos avanzados con una directriz llamada IsStandard.

Anunciada como una forma de «prevenir posibles problemas de seguridad en los que no habíamos pensado» por Andresen y Satoshi, los usuarios que actualizaron accedieron a retransmitir solo los tipos de transacciones considerados seguras por los desarrolladores y que fueran comprobadas por el software con una lista predeterminada.

Para Marquardt era obvio que se trataba de una infracción a las libertades del usuario, que estaba trabajando no solo en un intento de producir BitDNS, sino en un caso de uso independiente para una especie de tarjeta raspa y gana, y ambos usaban comandos «no estándar” para las transacciones en ese momento.

Para los desarrolladores que habían estado buscando construir sobre el código, el efecto fue sofocante, y Marquardt pronto codificó un parche diseñado para deshacer dicha regla. Al día siguiente, pidió la opinión de los mineros sobre si rechazarían la medida, y algunos expresaron su apoyo al software alternativo, ansiosos por ejercer su derecho a minar transacciones que podrían generar tarifas más altas.

Garzik avivó las pasiones contra el esfuerzo, pues afirmó que Marquardt y los mineros estaban tratando de «dividir la red», aunque el software solo estaba ajustando esta nueva política. A su vez, Marquardt ofrecería su opinión preferente, que son los usuarios quienes deciden las reglas de Bitcoin, escribiendo: “El mercado está decidiendo las mejores políticas posibles. No tengo nada que ver con eso”.

Por su parte, Andresen buscó minimizar las tensiones, afirmando que el cambio siempre sería fácil en la red Bitcoin, siempre que tuviera el consentimiento popular.

«Por favor, dejen de actuar como si la prueba IsStandard actual estuviera escrita en piedra«, rebatió. «No lo es y, como dijo Satoshi, las nuevas versiones del cliente son rápidamente adoptadas por la mayoría de la red, por lo que introducir un nuevo tipo de transacción no será un gran problema».

En mensajes privados, Satoshi estuvo de acuerdo con Andresen, señalando que nada ni nadie «podía evitar» que cualquiera intentara construir algo sobre Bitcoin, y que apoyaba la idea de adaptarse.

«No hay prisa», escribió en respuesta. “No me gusta diseñar cosas como si fueran una ficción, podría ser mejor implementar el primer uso de primero y ver lo que realmente necesita”.**

 

El nido de avispas

Sin embargo, a medida que se acumulaban los desacuerdos en el aspecto técnico, otro hilo por fin hundiría el debate en espiral en el fango de la política.

Impulsando la discusión, esta vez estaría el defensor del software libre Amir Taaki, quien había preguntado en noviembre si Bitcoin podría ayudar al sitio web de denuncias Wikileaks, el cual estaba en ese entonces bajo asedio cuando PayPal y los bancos globales lo incluyeron en la lista negra del sistema financiero.

A principios de diciembre, un esfuerzo al estilo de Slashdot estaba en marcha en los foros, y los usuarios parecen haber tenido un rápido éxito en llevar la idea a los líderes de Wikileaks. Pero, aunque el grupo finalmente se negó a aceptar Bitcoin como pago en ese momento, el rumor se extendió más rápido que los hechos y pronto PCWorld publicó un artículo que difundió la idea.

Algunos eligen ahora ver ese momento como una especie de colmo para Satoshi, uno que sienten que podría haber llevado a casa la retribución que podría enfrentar si se desenmascara como el inventor de Bitcoin. Escribió:

“Hubiera sido bueno recibir esta atención en cualquier otro contexto. WikiLeaks ha pateado el nido de avispas y el enjambre se dirige hacia nosotros «.

Aún así, la posición de Satoshi no sería vista con simpatía en el IRC, ni tampoco los informes de que alguien había bloqueado la publicación oficial del foro para que los usuarios no pudieran responder.

Diablo-D3: sí, satoshi básicamente necesita ser removido del liderazgo

Diablo-D3: lo que está haciendo es censura como cualquier otra

Diablo-D3: si quiero donar a wikileaks usando BTC, todos los demás pueden chuparme la polla

 

La reverencia final

La versión de software 0.3.19, la última de Satoshi, llegaría al día siguiente, el 13 de diciembre de 2010.

Leído ahora como el mensaje público final del creador de Bitcoin, parece una estrategia el que haya decidido reducir las medidas tomadas a raíz del exceso de aprovechamiento de valor, una señal de que él podría haber sentido que su misión de bloquear los arreglos con el código en cuestión se había cumplido.

En este orden de ideas, es difícil decir si la decisión de Satoshi de marcharse fue solo suya. Después de todo, durante todo ese año, hubo un cambio dramático en el tono contra su liderazgo.

Sin embargo, en cuanto a si tenía la intención de irse, Satoshi fue definitivo, su aprobación se pudo observar cuando eliminó su nombre de las declaraciones de copyright de Bitcoin. A partir de entonces, también actualizaría Bitcoin.org, agregando los nombres y correos electrónicos de otros desarrolladores, incluidos Andresen, Sirius, Laszlo y Nils Schneider (tcatm), a su página de contacto y eliminando la suya propia.

Andresen representó públicamente lo poco que sabemos sobre la transición cuando afirmó, una semana después, que había recibido la «bendición» de Satoshi para comenzar «una gestión de proyectos más activa».

En el ínterin, Andresen asumió la parafernalia de la autoridad, publicando un mensaje de “se busca ayuda” y dejando en claro a los nuevos voluntarios que ahora necesitarían hacer avanzar el proyecto.

“¿Quién está dispuesto y puede ayudar? No pidan permiso, simplemente intervengan. Su recompensa será el reconocimiento, la admiración y el respeto. Es hora de llevar Bitcoin de, esencialmente, un solo proyecto de programador a un proyecto robusto de código abierto con muchos contribuyentes «.

 

IV. Desaparición

Este era el tipo de cosa que él sabía que crearía teorías de conspiración, y así fue.

Aunque muchos eventos se vislumbran en la tradición de Bitcoin, pocos compiten con la infame visita de Gavin Andresen a la inteligencia de Estados Unidos, en junio de 2011. En la década desde entonces, el evento se ha relacionado con todo, desde el presunto asesinato de Satoshi Nakamoto, hasta el comienzo de un esfuerzo de años para subvertir la red y ponerla bajo el control del gobierno.

De hecho, según opiniones más actuales, la idea de que una de las figuras técnicas líderes de Bitcoin se hubiera involucrado de alguna manera con las agencias estadounidenses, es equivalente a una herejía, una perversión de su propuesta de valor más duradera: preservar el primer tipo de dinero digital libre de la influencia del gobierno.

Sin embargo, el hecho de que esto siga siendo una cuestión de conjeturas falsas, se debe quizás a que tiene sus raíces en los hechos: no solo Andresen asistió a tal evento, sino que parece cierto que Satoshi continuó trabajando en Bitcoin, aunque solo sea entre bastidores, hasta el momento en que Andresen aceptó la invitación.

Lo que sabemos es que, en enero de ese año, Andresen, Malmi y Satoshi parecen haber discutido una estrategia activamente, a través de correo electrónico privado. Andresen defendió una mayor difusión pública, y se ofreció como voluntario asumiendo que Satoshi no «quería tratar» con ningún medio de comunicación.**

«Creo que es mejor dar una impresión realista de Bitcoin, es un software beta de vanguardia que aún se está desarrollando, no está listo para reemplazar a PayPal o al euro próximamente», escribió Andresen. En respuesta, Satoshi le dijo a Andresen que era la «mejor persona» para dar entrevistas.**

Sin embargo, las cosas se complican cuando Andresen salta al centro de atención, y no está claro si continuó alineado con el creador de Bitcoin en los objetivos y la visión del proyecto.

Él demostraría ser inconsistente en sus comentarios, describiendo el desarrollo como una “anarquía controlada” en una entrevista en marzo; sin embargo, señaló que sentía que él y Satoshi se reservaban el derecho de promulgar un cambio unilateral si alguna vez fuera necesario.

En abril, Andresen incluso comenzaría a teorizar sobre los tipos de políticas que solo podrían traer cambios radicales en la red, prediciendo que algún día «solo las organizaciones más grandes prestarían atención a cada transacción», mientras que planteaba que las tarifas de un día podían ser «pagadas por comerciantes».

Para Andresen, hacer crecer la capacidad de la red para más transacciones era una cuestión de cuándo, no de cómo, y ya estaba claro que estaba abierto a concesiones para hacer realidad esta visión:

“En este momento, puedo ejecutar bitcoin en mi computadora personal, a medida que vayamos creciendo, eso no será posible. Por ahora, a las personas a las que les gusta el hecho de que pueden usar sus computadoras personales desde su casa, es posible que no estén tan felices si tienen que comenzar a confiar en las personas para ejecutar uno de estos servidores «.

 

El último mensaje

La supuesta ruptura final entre Satoshi y sus colaboradores llegaría el 26 de abril de 2011.

Según los registros de Andresen, Satoshi le envió un correo electrónico ese día en el que le pedía que minimizara la idea de que era una «figura misteriosa», adoptando en ese momento un tono breve y de reproche con nuevo «líder técnico» del proyecto.**

«La prensa simplemente convierte eso en un ángulo de moneda pirata. Tal vez, en cambio, deberían hacerlo sobre el proyecto de código abierto y deberían darles más crédito a sus colaboradores; esto ayuda a motivarlos», escribió Satoshi.

Esto fue seguido por un mensaje separado que contenía solo una copia de la clave criptográfica del sistema de alerta de Bitcoin, uno que efectivamente le dio a Andresen el control exclusivo sobre las notificaciones de seguridad.

En respuesta, Andresen aceptó el consejo, pero rápidamente pasó a asuntos más urgentes, informando a Satoshi sobre sus intenciones de asistir a una «conferencia anual sobre tecnologías emergentes para la inteligencia estadounidense».**

“Podría ser realmente estúpido si solo aumenta la visibilidad de Bitcoin en su radar, pero creo que es demasiado tarde para eso; Bitcoin ya está en su radar”, escribió.** Al día siguiente, anunciaría esta aparición en los foros de Bitcoin como se indicó antes.

La noticia provocó comentarios generalizados, pero sorprendentemente generó poco rechazo entre desarrolladores como Wladimir van der Laan, Christian Decker y Meni Rosenfeld, quienes respaldaron la medida sobre la base de que el compromiso abierto con la autoridad sería un cambio bienvenido.

Los usuarios de Bitcoin también debatieron las acciones de Andresen, pero en ese ámbito también es evidente que su decisión de no alejarse de la autoridad fue muy popular. A diferencia de permanecer en silencio como lo hizo Satoshi, existe la sensación de que Andresen estaba aportando un tono más fundamentado al liderazgo del proyecto.

«Todo esto lo que prueba es que Bitcoin es una meritocracia y que Gavin se ha ganado su puesto como desarrollador líder a través de la evaluación de sus pares», escribió anónimo. Otros argumentaron que Satoshi había «promovido» a Gavin para que «tomara el mando», citando como evidencia cómo su correo electrónico se agregó a Bitcoin.org.

Para algunos, Andresen “no fue elegido”, sino que “dio un paso al frente” de esta tarea, la observación resalta la opinión dominante que se sigue presentando hoy.

Aún así, como muestra la siguiente discusión, pocos estaban preocupados por la idea de que Satoshi nunca regresara.

Kiba: ¿volverá satoshi, gavinandresen?

BlueMatt: lo último que escuché fue que se había «ido a otros proyectos»

BlueMatt: y que bitcoin está «en buenas manos»

Kiba: entonces … ¿cuál es la declaración oficial?

gavinandresen: No sé, dice que se está yendo hacia otras cosas, así que esperen que se desvanezca aún más.

 

Círculo completo

De igual manera, si Satoshi estaba comenzando a descender hacia lo misterioso, Bitcoin hizo todo lo contrario, superando los $3 en los últimos días de abril e irrumpiendo en la conciencia pública por primera vez.

Con Bitcoin operando firmemente por encima del dólar, la prensa descendería y los reporteros buscaban una cara para adjuntar al nombre del proyecto. Cuando Forbes llamó, fue Gavin y «su grupo de cypherpunks clandestinos» a los que describieron, Satoshi solo apareció como una nota al pie.

Pero a medida que crecía el interés en el proyecto Bitcoin, también su creador se entrelazaba más con el hombre que se quedó para contar su historia. “Nunca he conocido a Satoshi Nakamoto. Nunca he hablado con él por teléfono”, decía Andresen; a pesar de esto las historias seguían y seguían.

De hecho, sería el propio Andresen quien primero transmitiría la idea de que él creía que la salida de Satoshi estaba relacionada con el evento de la CIA, una opinión que daría después, en un show en YouTube.

De estas semillas brotaría todavía otro cuento. Tan perdurable como el mito del Satoshi desconocido sería el mito del «bondadoso» Gavin, el «Batman» de Bitcoin, su «protector silencioso», su «capitán indiscutible» cuya «buena voluntad» ayudaría a «ganarse la confianza de usuarios «.

¿Dónde terminaba una historia y comenzaba la otra? El sucesor, definido por su antecesor, como él en aquellos momentos, fue definido por su ausencia.

Con el tiempo, desarrollaron un tono tenue, dramático, cuando les hacían la pregunta: «Entonces», preguntaban los reporteros de The New Yorker, «me gustaría saber más sobre Nakamoto».

«¡Yo también!», decía Andresen, su risa descrita como «triste, sonora, creíble».

 

**Citas que provienen de los correos electrónicos privados compartidos por Gavin Andresen


Este artículo fue traducido por Esther Tobelem. Consulta la versión en inglés en la Fuente Original.


Sobre el Autor

  • Periodista de Bitcoin desde 2013, Pete Rizzo es editor de Bitcoin Magazine y editor general de la bolsa de criptomonedas Kraken. Llevo a cabo una investigación de archivo sobre la historia de Bitcoin, trabajando para destacar e identificar a las personas y los eventos que más impactaron en su desarrollo. También conocido por ser el editor jefe fundador de CoinDesk.