Saltar al contenido

Bitcoin es Uno para Todos

En la Convención Nacional Demócrata (agosto de 2020), la congresista Alexandria Ocasio-Cortez describió la campaña presidencial de Bernie Sanders como “un movimiento que se da cuenta de la brutalidad insostenible de una economía que recompensa las desigualdades explosivas de riqueza para unos pocos a expensas de la estabilidad para la mayoría «. Que el sistema económico actual está funcionando muy bien para unos pocos a expensas de muchos se ha vuelto más ampliamente reconocido y aceptado en ambos lados del pasillo político en los últimos años. Si bien existe un vehemente desacuerdo sobre la solución adecuada, casi todos al menos están de acuerdo en que existe un problema. Afortunadamente o lamentablemente, no existe una solución política para un problema que es inherentemente de origen económico. Es lamentable porque políticos de todas las ideologías harán promesas de grandeza mientras dividen aún más a la nación mientras buscan desesperadamente una solución política que no existe. Al mismo tiempo, es una suerte que la solución no sea política, ya que históricamente se ha demostrado que superar las divisiones partidistas es una tontería.

Sin duda, la estructura económica está rota. Las brechas de riqueza son cada vez más amplias, es insostenible y la inestabilidad económica está en todas partes. El mercado de valores y el valor promedio nacional de las viviendas han vuelto a sus máximos históricos, mientras que decenas de millones de estadounidenses están solicitando apoyo gubernamental por desempleo y la mitad de la sociedad prácticamente no tiene ahorros. Las ecuaciones económicas no cuadran. Esa es una realidad difícil de negar; está asfixiando a muchos y se aplica globalmente. Los políticos simplemente no son la respuesta. El problema fundamental de la estructura económica actual no reside en la política, sino en las monedas que coordinan la actividad económica (por ejemplo, el dólar, el euro, el yen, el peso, el bolívar, etc). La grieta en la armadura está en los cimientos. Ningún político puede solucionar problemas que se derivan de fallas estructurales inherentes al dinero moderno. Una vez que se repara la base, las soluciones a los desafíos de orden superior pueden seguir su ejemplo, pero hasta entonces, cualquier esfuerzo continuará demostrando ser ineficaz.

Una moneda es la base de una economía porque coordina toda la actividad económica. Si una economía se está rompiendo funcionalmente, sería más apropiado decir que la moneda subyacente no está coordinando eficazmente la actividad económica; la moneda es el insumo y la economía es el producto. En resumen, el quid del asunto es el dinero. Si bien muchos se centran en cómo resolver el problema de la enorme desigualdad de la riqueza, muy pocos hacen la conexión de que la mayor fuente de desigualdad reside en la herramienta que todos están utilizando para coordinar a toda la orquesta. No es solo que la economía no esté funcionando para muchos; es que el dólar (o el euro, el yen, etc) como mecanismo principal de coordinación de los recursos económicos está fallando para todos. El desequilibrio económico y la creciente desigualdad son la nueva normalidad, pero no hay nada natural en un desequilibrio económico sostenido. De hecho, es un oxímoron económico. El equilibrio es fundamental para el funcionamiento de cualquier economía, y cuando funciona correctamente, una economía eliminaría naturalmente el desequilibrio en su curso normal. Si una economía no lo hace y, en cambio, permite que se mantenga el desequilibrio, eso sería evidencia de una estructura económica quebrada. Pero el enorme y creciente desequilibrio económico que existe hoy no es la consecuencia inevitable e ineludible del capitalismo de libre mercado; en cambio, es principalmente el resultado de la política monetaria del banco central, que permite que los desequilibrios económicos se mantengan de formas que de otro modo no serían posibles.

La política monetaria del banco central es la fuerza exógena que crea una distorsión económica masiva y niveles extremos de desigualdad. La mera existencia de desigualdad económica no es en sí misma una desigualdad; de hecho, los resultados desiguales son naturales y totalmente compatibles con el equilibrio económico. Por otro lado, la desigualdad que ha sido creada y exacerbada por un sistema monetario defectuoso es una desigualdad y no es natural en una economía de libre mercado. Es exógeno. La falla estructural inherente al sistema de moneda del dólar (o cualquier sistema de moneda fiduciaria) es la fuerza más responsable del desequilibrio económico sostenido. De ese desequilibrio se deriva una disparidad de riqueza insostenible y extrema. Cualquier otra acción o política económica distorsionadora existe en órdenes superiores a los problemas creados por la manipulación del dinero mismo. Esa es la raíz de todos los problemas económicos estructurales y, hasta que se solucione, el mundo permanecerá suspendido en un estado cada vez más frágil. El sistema monetario heredado centraliza y consolida la riqueza; ese es el resultado de mantener y exacerbar el desequilibrio económico. Es un sistema que funciona para unos pocos a corto plazo pero falla para todos a largo plazo porque el juego final de la manipulación monetaria y un desequilibrio económico cada vez mayor es la inestabilidad. La capacidad de la moneda para coordinar la actividad económica se degrada gradualmente y finalmente falla por completo; todo el mundo paga ese precio inevitable.

Bitcoin es el polo opuesto. Es una moneda que funciona para todos, ahora y en el futuro. Elimina el desequilibrio como función natural, dondequiera y tan pronto como aparezca, porque su suministro no se puede manipular. Con un suministro fijo limitado a 21 millones y una curva de adopción cada vez mayor, cada vez más personas poseen bitcoin, y cada persona controla una parte cada vez más pequeña del mismo torta estática. La propiedad de la moneda, naturalmente, se vuelve más distribuida y menos concentrada con el tiempo, lo que proporciona la base para un mayor equilibrio. Bitcoin nivela el campo de juego y garantiza que el sistema monetario no pueda ser por sí mismo una fuente de desigualdad extrema. Lo hace garantizando ciertos derechos inalienables. A cada poseedor de la moneda se le proporciona la seguridad de que no se producirán arbitrariamente más unidades de la moneda, y que cada unidad de la moneda se trata por igual dentro de la red. Bitcoin coordina de manera más efectiva la actividad económica porque su mecanismo de precios no puede ser distorsionado o manipulado por fuerzas exógenas, que es la falla fatal del sistema monetario heredado. Un suministro fijo, igual protección y señales de precios reales brindan un mayor equilibrio. Bitcoin fija la base económica para todos, de modo que todo lo demás puede comenzar a arreglarse solo.

 

El papel del dinero y el sistema de precios

Como constructo simplificado, piense en el dinero como la función de coordinación dentro de una economía. La utilidad del dinero es intermediar una serie de intercambios. Reciba, retenga, gaste (h / t @pierrerochard), así de simple. El dinero es el bien intermediario que se utiliza tanto para establecer como para negociar el valor. A medida que el mercado converge en una forma común de dinero, surge un sistema de precios, que permite medir de manera más objetiva el concepto subjetivo de valor. El dinero es el mecanismo de fijación de precios y la producción es un sistema de fijación de precios. El sistema de precios comunica información; agrega preferencias individuales dentro de una economía y comunica esas preferencias a través de precios locales, medidos en un medio monetario común. El cambio de precios refleja cambios en las preferencias.

Debido a que las preferencias cambian constantemente, también lo hacen los precios. Dentro de una economía desarrollada, hay millones de bienes, cada uno con precios individuales que dan como resultado miles de millones de señales de precios relativos. Las señales de precios relativos comunican en última instancia las relaciones de intercambio entre varias combinaciones de bienes. Si bien el valor de cualquier bien individual puede ser estático durante un período de tiempo, ciertos precios siempre están cambiando dentro de una economía, lo que dicta que los precios relativos cambian constantemente. Una economía trabaja constantemente para encontrar el equilibrio a través de los cambios agregados en los niveles de precios. Todos y cada uno dentro de una economía reaccionan a las señales de precios más relevantes para sus propias preferencias, que naturalmente cambian y se ven influenciadas dinámicamente por los cambios de precios. A través del sistema de precios, los participantes individuales del mercado aprenden tanto lo que otros valoran como lo que necesitan producir para satisfacer sus propias necesidades. A medida que cambian los precios, los comportamientos cambian y todos se adaptan. El sistema de precios es la mano visible que permite lograr el equilibrio e identificar y eliminar el desequilibrio. La estabilidad económica a largo plazo se alcnazada porque la información variable se comunica constantemente a través del sistema de precios. Es la fluctuación de los precios inherente a los mercados no distorsionados lo que evita activamente la formación de desequilibrios sistémicos y de gran escala.

 

Desventajas del Mandato de la Banca Central

La base de la economía se rompe porque el dinero que coordina la actividad económica se manipula activamente. La mayoría de los bancos centrales, incluida la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés), tienen la autoridad para crear dinero arbitrariamente sin costo y tienen el mandato de mantener precios estables (es decir, un mandato de estabilidad de precios). Esta combinación es fatal para el funcionamiento de cualquier mecanismo de precios y, en última instancia, para la economía subyacente. Cuando un banco central apunta a la estabilidad de cualquier nivel de precios, en realidad está trabajando en oposición al curso natural de una economía, que busca encontrar el equilibrio y adaptarse a un cambio de preferencias a través del sistema de precios. Peor aún, el medio por el cual un banco central trabaja para lograr la estabilidad de precios es a través de la manipulación de la oferta monetaria, lo que distorsiona todo el mecanismo de precios que sustenta la economía. Con cada intento exógeno de lograr la estabilidad de precios, el banco central permite activamente que se mantengan los desequilibrios y distribuye información errónea a todas las personas dentro de la economía a través de señales de precios falsas, lo que a su vez hace que crezcan más desequilibrios. Imagínese que esto suceda cada vez que la economía intenta encontrar el equilibrio. Al mantener el desequilibrio, aquellos que se beneficiaron principalmente de la existencia del desequilibrio obtienen ventajas continuas a expensas de todos los demás.

Para empeorarlo, impide activamente la capacidad de quienes se encuentran en el extremo inferior del espectro económico para contribuir y controlar una mayor parte de los recursos dentro de una economía. Los precios de los activos inflados artificialmente crean una batalla cuesta arriba para aquellos que no poseen activos, y las señales falsas inducen malas decisiones económicas, perjudicando de manera desproporcionada a los más bajos del espectro económico que son quienes menos pueden permitirse errores y contratiempos. Las señales económicas falsas y distorsionadas, creadas a través de la manipulación de la oferta monetaria, son contraproducentes para todos a largo plazo, pero a corto plazo, benefician a aquellos para quienes el desequilibrio está sesgado positivamente.

Por ejemplo, cuando el valor de los bienes raíces estaba disminuyendo durante la crisis financiera de 2008, el mecanismo de precios de la economía estaba comunicando que había un desequilibrio. En conjunto, los participantes del mercado estaban comunicando una demanda creciente de dinero en relación con una demanda decreciente de poseer bienes raíces. En ese momento particular en el tiempo, la cantidad real de dinero y la oferta disponible de bienes raíces no estaban cambiando rápidamente. En cambio, las preferencias dentro de la economía estaban cambiando al igual que las señales de precios relativos. En lugar de permitir que la economía encontrara el equilibrio y eliminara el desequilibrio, la FED aumentó la oferta de dólares en un esfuerzo por «estabilizar» el valor en dólares de los bienes raíces. Más literalmente, creó $1,7 millardos de dólares y usó esos dólares recién acuñados para comprar valores respaldados por hipotecas como un medio directo para respaldar el valor de los bienes raíces. Aquellos que poseían bienes raíces (por ejemplo, viviendas) u operaban negocios relacionados con la producción (o financiamiento) de bienes raíces se beneficiaron de manera desproporcionada a expensas de los que no lo hicieron. El beneficio se inclinó hacia el lado del desequilibrio existente, como siempre ocurre cuando el desequilibrio se mantiene artificialmente.

La FED no solo manipuló el valor de los bienes raíces, también manipuló y distorsionó todas las señales de precios dentro de la economía al aumentar significativamente la oferta monetaria. La función del mercado para eliminar el desequilibrio habría sido que los precios cambiaran. La solución de la FED fue la contraria. Devaluó el dinero (al aumentar su oferta), de modo que el valor de los bienes raíces (entre otros bienes) con un precio en dólares cambiaría lo mínimo. En lugar de eliminar el desequilibrio, las acciones de la FED permitieron que los desequilibrios se mantuvieran y, de hecho, crecieran. Una vez que uno realmente aprecia el papel fundamental que juegan el dinero y el mecanismo de precios en la coordinación de la actividad económica, queda claro como el día que sostener el desequilibrio es precisamente lo que ocurre cada vez que la FED interviene para estabilizar los niveles de precios. La estabilidad cuando se logra mediante la manipulación simplemente suprime la volatilidad. Crea una rigidez antinatural en el precio, cuando la fluctuación del precio es tanto un estado deseado como la función natural de un mercado que comunica cambios en las preferencias. Cuando se permite que los desequilibrios, que de otro modo se eliminarían, se mantengan por medios artificiales y durante períodos de tiempo prolongados, crean, en última instancia, una mayor volatilidad a largo plazo y perjudica críticamente la capacidad de un medio monetario para coordinar la actividad económica, que es su singular utilidad. [Esta dinámica] beneficia e integra, cada vez y de forma acumulativa, aún más a los operadores tradicionales, al igual que el mercado está trabajando para eliminar el desequilibrio.

Al manipular los niveles de precios, la FED no solo evita que los incendios intermitentes más pequeños sigan su curso de forma natural, sino que crea incendios más grandes para el futuro. En cambio, piense en las acciones de la FED como el pirómano que enciende un fuego, sale por la puerta trasera en medio de la noche y luego es celebrado como el héroe cuando llega por la puerta principal para combatir el fuego con gasolina. Un cambio en los niveles de precios, incluso si es particularmente volátil, no es un incendio que deba apagarse. La prevención artificial de cambios en el precio, también conocida como un mandato de estabilidad de precios, es la chispa que enciende el fuego en primer lugar. La Reserva Federal coopta toda la cadena de valor del mecanismo de precios. En realidad, se desea un cambio en el precio y el banco central trabaja en oposición a ese cambio manipulando la oferta monetaria. La formación de desequilibrios dentro de una economía es natural; la creación de un mecanismo centralizado que evite que se eliminen los desequilibrios es la parte antinatural y perjudicial. También crea inestabilidad económica a largo plazo al distorsionar las señales de precios durante décadas y amplía la brecha de riqueza al favorecer constantemente a quienes se encuentran en el lado correcto del desequilibrio. De manera predecible y poco irónica, la existencia del mandato de estabilidad de precios del banco central, combinada con el poder de imprimir dinero, causa tanto inestabilidad a largo plazo como desequilibrios económicos sostenidos.

 

Hayek – La pretensión del conocimiento

“De hecho, en el caso discutido, las mismas medidas que la teoría «macroeconómica» dominante ha recomendado como remedio para el desempleo -a saber, el aumento de la demanda agregada- se han convertido en una causa de una muy extensa mala asignación de recursos que probablemente más tarde sea inevitablemente desempleo a gran escala. La inyección constante de cantidades adicionales de dinero en puntos del sistema económico, donde crea una demanda temporal, que debe cesar cuando el aumento de la cantidad de dinero se detenga o ralentice, junto con la expectativa de un aumento continuo de los precios, atrae trabajo y otros recursos que solo pueden durar mientras el aumento de la cantidad de dinero continúe al mismo ritmo, o tal vez incluso solo cuando continúe acelerándose a un ritmo determinado. Lo que ha producido esta política no es tanto un nivel de empleo que no podría haberse producido de otra manera, como una distribución del empleo que no puede mantenerse indefinidamente y que después de algún tiempo solo puede mantenerse mediante una tasa de inflación que conducir rápidamente a una desorganización de toda la actividad económica. El hecho es que por una concepción teórica errónea hemos sido conducidos a una posición precaria en la que no podemos evitar que reaparezca un desempleo sustancial; no porque, como a veces se tergiversa este punto de vista, este desempleo se produce deliberadamente como un medio para combatir la inflación, sino porque ahora está destinado a ocurrir como una consecuencia profundamente lamentable pero ineludible de las políticas equivocadas del pasado tan pronto como la inflación se acelere.” 

La mayoría de los profesores de economía convencionales estarían de acuerdo en que la fijación de precios o el establecimiento de cuotas sobre ciertos bienes económicos crea naturalmente ineficiencia y desequilibrio económico. Sin embargo, la misma cohorte de expertos se daría la vuelta y defendería con avidez la política monetaria del banco central, sin darse cuenta de la inconsistencia fundamental. La manipulación económica es manipulación económica. La rigidez en el precio o la cantidad de cualquier bien económico impulsado por fuerzas exógenas da como resultado un desequilibrio; la varianza permite el balance y el equilibrio. Muy lógico y nada controvertido. ¿Por qué entonces no se entiende lo mismo cuando se aplica al dinero? Los desequilibrios se crean cuando los bancos centrales apuntan a las tasas de interés mediante la manipulación de la oferta de dinero, al igual que se crean desequilibrios cuando el gobierno venezolano fija arbitrariamente el precio de un galón de gas por debajo de su valor de mercado. Irónicamente, la manipulación de la oferta monetaria resulta ser económicamente más destructiva porque distorsiona todos los precios dentro de una economía, y todas las señales de precios relativos como niveles de precios individuales no se ajustan proporcionalmente (de hecho, ni mucho menos). Cuando la FED cumple su mandato de estabilidad de precios, envía activamente señales de precios falsas a toda la economía y provoca que se mantengan los desequilibrios en las estructuras de oferta y demanda. La estabilidad de precios es manipulación de precios, y es perfectamente predecible que cuando se manipula el precio del dinero para lograr cualquier definición de estabilidad, la misma acción causa un grado de distorsión económica mucho peor que la manipulación de cualquier mercado único.

 

Hayek – El uso del conocimiento en sociedad 

“Debemos mirar el sistema de precios como un mecanismo de comunicación de información si queremos entender su función real, una función que, por supuesto, se cumple menos perfectamente a medida que los precios se vuelven más rígidos. (Incluso cuando los precios cotizados se han vuelto bastante rígidos, sin embargo, las fuerzas que operarían a través de cambios en los precios aún operan en un grado considerable a través de cambios en las otras condiciones del contrato). El hecho más significativo de este sistema es la economía del conocimiento con la que opera, o lo poco que los participantes individuales necesitan saber para poder tomar la acción correcta. De forma resumida, mediante una especie de símbolo, solo se transmite la información más esencial y se transmite solo a los interesados. Es más que una metáfora describir el sistema de precios como una especie de maquinaria para registrar el cambio, o un sistema de telecomunicaciones que permite a los productores individuales observar simplemente el movimiento de unos pocos indicadores como un ingeniero podría mirar las manecillas de unos pocos diales, para ajustar sus actividades a cambios de los que tal vez nunca sepan más de lo que se refleja en el movimiento de precios.”

 

Consecuencias de mantener el desequilibrio

Los efectos de mantener el desequilibrio se pueden comprender y observar mejor a través del sistema crediticio porque es allí donde la FED interviene directamente y, en consecuencia, donde existe la mayor distorsión y desequilibrio. A medida que la economía se desacelera y los niveles de precios comienzan a cambiar en contra del curso deseado de la Reserva Federal, la FED aumenta la oferta de dólares en el sistema financiero mediante la compra de instrumentos de deuda (típicamente bonos del tesoro del gobierno) y acreditando las cuentas de los vendedores con dólares recién acuñados. Al principio, el sistema crediticio era solo una herramienta para efectuar la política monetaria; era el mecanismo a través del cual la FED buscaba la estabilidad de precios. Aumentar la oferta de dólares mediante la compra de instrumentos de crédito, reducir las tasas de interés usando ese mismo mecanismo, inducir la expansión económica a través del crédito barato y estabilizar los niveles generales de precios. Esa era la teoría y la intención. Sin embargo, como era de esperar, este patrón provocó que se formaran y mantuvieran desequilibrios en el propio sistema crediticio. Ahora la cola menea al perro. Hoy en día, el sistema crediticio en los Estados Unidos asciende a 77,9 millardos de dólares en todo el sistema, mientras que solo hay 4,5 millardos de dólares reales dentro del sistema bancario. Por cada dólar que existe, existen aproximadamente $17 dólares de deuda denominada en dólares (deuda a dólares de 17:1). Una vez más, este es un desequilibrio que solo es posible y se mantiene en función de la FED. Cada vez que el sistema crediticio intenta contraerse, la Fed crea más dólares para ayudar a mantener el tamaño del sistema crediticio, de modo que pueda expandirse aún más. Debido a que el sistema crediticio es ahora órdenes de magnitud mayor que la oferta monetaria base, la actividad económica actual está coordinada en gran medida por la asignación y expansión del crédito más que por el dinero base en sí. En conjunto, el sistema crediticio es el que fija el precio marginal dado su tamaño en relación con la oferta monetaria base. Debido a su mandato de estabilidad de precios, la FED tiene un mandato implícito de mantener el tamaño del sistema crediticio y, para ello, debe apuntar a precios de activos que respalden los niveles de deuda existentes. Se ha vuelto circular. La FED utilizó el sistema crediticio como una herramienta para estabilizar los niveles de precios, pero ahora debe mantener el tamaño del sistema crediticio para mantener los precios estables.

Este círculo vicioso solo fue posible porque la FED tiene un control unilateral de la oferta monetaria. En 1971, el presidente Nixon puso fin oficialmente a toda convertibilidad de dólares en oro, y el gobierno de los Estados Unidos desligó por completo el valor del dólar del oro en 1976. Si bien la creación de la Reserva Federal en 1913 fue el comienzo y la orden ejecutiva del presidente Roosevelt en 1933, la prohibición de la propiedad privada del oro preparó el escenario, la desviación total del oro como ancla monetaria en la década de 1970 eliminó las restricciones que, de otro modo, impedían la verdadera centralización de la oferta monetaria y que, en última instancia, permitieron la gran inflación monetaria sobre la que Paul Tudor Jones escribió recientemente. Una vez que se eliminaron las restricciones finales, abrió la puerta para que la FED asumiera un papel más central en la gestión activa de la economía a través de la oferta monetaria, que finalmente afecta a través del sistema crediticio. Como consecuencia directa, la oferta monetaria básica y el sistema crediticio se han expandido de maneras que de otro modo no hubieran sido posibles, lo que ha permitido que los desequilibrios crezcan de manera constante con el tiempo y generen distorsiones económicas a largo plazo.

Cuando surgen desequilibrios en el sistema crediticio (es decir, hay demasiada deuda), la FED proporciona más dólares para que los niveles de deuda existentes puedan mantenerse. En lugar de cancelar las deudas incobrables y reducir los niveles de deuda existente, los desequilibrios se mantienen activamente en lugar de eliminarse. Esta es la verdadera razón por la que el sector bancario y la función del crédito se ha vuelto tan grande como lo ha sido; no hubiera sido posible si la Reserva Federal no hubiera podido imprimir dinero para mantener artificialmente niveles insostenibles de deuda, todo en aras de la «estabilidad de precios». Efectivamente, cada vez que el sector bancario se contrae, la FED toma medidas para prevenirlo activamente. Suena loco porque lo es, pero existe de la manera en que lo hace porque el sistema crediticio es el principal mecanismo de transmisión de la política monetaria de la FED. La FED necesita que se mantenga el sistema crediticio porque es a través de este vehículo que la Reserva Federal intenta «administrar» la economía. El Banco de la Reserva Federal considera que apuntar a los precios de los activos para mantener los niveles de deuda es menos perjudicial que permitir que la deuda sea reestructurada y cancelada. A los ojos de la FED, van seis en un sentido, media docena en el otro; efectivamente lo mismo, pero con menos interrupciones. En realidad, un camino es la manipulación económica del peor tipo y el otro es el equilibrio natural y orgánico de una economía en desequilibrio. La FED elige lo primero, intercambiando estabilidad a corto plazo por inestabilidad y distorsión a largo plazo.

Si bien debería ser obvio que la focalización del precio de los activos beneficia a quienes tienen activos (ricos) y es un impuesto regresivo para quienes no tienen activos (pobres), la FED tiene su mandato de estabilidad de precios. Para aquellos en el extremo inferior del espectro económico con poco o ningún ahorro, el efectivo naturalmente representa la mayoría, si no todos, los ahorros de uno. Por otro lado, los que se encuentran en el extremo superior del espectro económico suelen tener efectivo, además de acciones en empresas, bienes raíces y activos financieros, como acciones y bonos. Una vez más, considere la crisis financiera de 2008. Hubo desequilibrios tanto en el mercado inmobiliario como en los mercados financieros; los precios dentro de estos mercados se encontraban en niveles insostenibles. A medida que se eliminó el desequilibrio y se corregían los niveles de precios, la FED intervino para «estabilizar» los precios de los activos. Imagine que es alguien que acaba de entrar en la economía, sin ahorros, o que no puede permitirse comprar una casa y probablemente no posea acciones o bonos. Todos los que poseían activos fueron rescatados a expensas de los que no lo tenían, todo en aras de la estabilidad de precios.

Al aumentar la oferta de dólares para apuntalar los precios de los activos, cada dólar naturalmente vale menos. Para los más bajos del espectro económico, los salarios pagados en dólares (mano de obra) se devaluaron y los precios de los activos se manipularon directamente al alza. Le siguió en general la inflación de la mayoría de los bienes de consumo. Es el equivalente a ser golpeado por ambos lados. Los salarios compran cada vez menos día a día, y se vuelve mucho más difícil acumular la cantidad de ahorros necesarios para comprar activos. Inicialmente, los efectos son, en el mejor de los casos, de suma cero. Los de arriba se benefician, los de abajo sufren. Al final, todos pierden porque el juego final es la inestabilidad económica. Observe la correlación negativa a continuación entre los precios de la vivienda y la asequibilidad de la vivienda, y luego reconozca que la FED manipula activamente los precios de la vivienda. Reconozca también que los precios de la vivienda están en un máximo histórico (por encima de los niveles de burbuja de 2007), cuando casi la mitad del país no tiene ahorros. Esa ecuación solo existe en un mundo manipulado y aplasta a los que no tienen ahorros.

Los economistas que dirigen el programa y los que más se benefician estarán de acuerdo abrumadoramente en que debe hacerse (siempre); la historia la escriben los ganadores, pero sigue siendo todo humo y espejos.

“Claro, fue un experimento loco, pero la FED no tuvo otra opción. Imagínense a todos aquellos en el extremo inferior del espectro que habrían perdido sus trabajos si no fuera por las acciones de la Reserva Federal. Sin un trabajo, los más pobres del espectro económico habrían estado mucho peor y no habrían podido pagar una casa ”.

Al menos, esta es la defensa común y predecible. La misma línea ciertamente se ha utilizado para defender las acciones más recientes de la FED en respuesta a la pandemia global (imprimiendo $3 millardos con una m). Si bien puede parecer lógico, es una anécdota que carece de cualquier argumento económico fundamental en defensa de la manipulación de los niveles de precios. La narrativa está atrapada en un círculo vicioso que comienza con el desequilibrio económico como punto de partida (y uno creado por décadas de la misma política monetaria distorsionante). Recuerde el papel del pirómano aclamado como un héroe luchando contra el fuego. No puede salir de un hoyo si continúa cavando en la misma dirección. En un nivel fundamental, la manipulación de los niveles de precios permite que se mantengan los desequilibrios que de otro modo se corregirían, por supuesto. Beneficia desproporcionadamente a aquellos que contribuyeron y se beneficiaron más de la existencia misma del desequilibrio, como tener su pastel y comérselo también, o darle un segundo mordisco a la manzana. Los rescatados, más directamente, corrieron un riesgo desaconsejable y, en lugar de ser penalizados, el mundo del desequilibrio se mantiene. Se permite que las ventajas obtenidas de las estructuras de incentivos manipuladas continúen de una manera que no sería posible sin las decisiones de política de la FED.

 

Una estructura económica no manipulada

Si bien nunca hay un equilibrio perfecto, la existencia y fluctuación de los niveles de precios es la forma en que una economía trabaja hacia el equilibrio a través de prueba y error. Cada individuo reacciona a un conjunto de señales de precios en constante cambio. Es la forma en que las personas evalúan qué negocios crear, qué conjuntos de habilidades adquirir y qué trabajos buscar, todos los cuales son interdependientes de los propios intereses y capacidades de cada individuo. Los desequilibrios pueden surgir naturalmente dentro de una economía a medida que las personas especulan y sobreinvierten en ciertos segmentos basándose en expectativas imperfectas de las preferencias de los consumidores. Esa es la naturaleza del ensayo y error. Nadie sabe ni puede predecir el futuro; utilizan señales de precios para orientar mejor sus decisiones. Una empresa o un individuo produce un bien para X e intenta venderlo por Y, y si existe una demanda insuficiente para que la actividad sea rentable, ese es el mercado que comunica información al productor. Mejor suerte la próxima vez; constrúyalo por menos o construya algo más que sea de mayor valor o valorado por más personas. Se eliminan los desequilibrios. Aquellos que tomaron el riesgo son dueños de las consecuencias, y vuelve a la mesa de dibujo en un juego interminable destinado a casar ideas y conjuntos de habilidades individuales con las preferencias de otros participantes del mercado.

“Los precios y las ganancias son todo lo que la mayoría de los productores necesitan para poder satisfacer las necesidades de hombres que no conocen. Son herramientas para la búsqueda, al igual que, para el soldado, cazador o marinero, el telescopio amplía el rango de visión ”. – Friedrich Hayek

El dinero es la herramienta que se utiliza para coordinar recursos y probar el mercado por ensayo y error; se convierte en el elemento vital de una economía porque es la base de un sistema de precios. Así es como se distribuye la información a todos los participantes. Cuanto mejor sea el dinero, más confiable será su sistema de precios. Y cuanto más confiable es un sistema de precios, mayor es el equilibrio en una economía. Aquellos dentro de una economía que entregan el mayor valor al mayor número de personas son naturalmente recompensados ​​con la mayor cantidad de dinero, pero el dinero sería de poco valor para el productor si otros no estuvieran produciendo bienes que ellos mismos valoraran. El sistema no se sostendría por sí solo si no existiera el equilibrio; para comprar un bien o servicio de otra persona, uno debe haber ganado dinero en primer lugar. Adquirir dinero proporcionando voluntariamente un servicio valorado por otros es un resultado mucho mejor para todos en conjunto que si el dinero se adquiriera por cualquier otro medio. Es así porque es la única forma de que el ciclo sea repetible y simbiótico en lugar de una sola vez y de suma cero. ¿De qué sirve un cliente que se queda sin dinero o no lo tiene en primer lugar? En una economía equilibrada, cada productor es cliente de otra persona y viceversa.

“Dale un pescado a un hombre y lo alimentarás por un día; enséñale a pescar y lo alimentará toda la vida «.

No es necesario ser religioso para comprender la sabiduría. Cada individuo se beneficia al tener un mayor número de personas que producen más bienes o servicios, y todos están incentivados para producir una producción valorada por otros dentro de una economía. Todo el mundo tiene un interés egoísta tanto en ofrecer valor a los demás como en ayudar a otros a contribuir con valor a cambio. Pero, no es solo una visión económica ingenua o esperanzadora del mundo; hay beneficios perceptibles para el comercio, la especialización y, en última instancia, en una gama más amplia de opciones para todos los individuos, lo que dicta orgánicamente una división del trabajo. El dinero coordina la división del trabajo, y la forma de dinero con el mecanismo de fijación de precios más confiable proporcionará constantemente el mayor valor con la mayor variedad de opciones y equilibrio. El mecanismo de fijación de precios con la menor distorsión proporciona las señales más claras sobre lo que otras personas valoran y, de manera derivada, proporciona la mayor seguridad de que la información comunicada no es una señal falsa. La función no distorsionada de un medio monetario y su sistema de precios es lo que asegura que se elimine el desequilibrio; es el gobernador el que permite restablecer el equilibrio y descubrir continuamente las relaciones simbióticas en un proceso constante de ensayo y error.

 

Una estructura económica manipulada y rota

La política monetaria de la FED impide activamente que la economía se reestructure y encuentre el equilibrio. Los esfuerzos para mantener la estabilidad de precios cuando existe un desequilibrio equivalen a mantener señales de precios que de otro modo serían falsas. Los activos productivos siguen en manos de unos pocos y el mundo permanece suspendido en un estado de desequilibrio. El dinero que llega a los que se encuentran en el extremo inferior del espectro finalmente encuentra su camino de regreso a aquellos que controlan los activos productivos como una trampa de acero, porque los desequilibrios estructurales nunca se arreglan. En cambio, el proceso de curación natural se ve obstaculizado cuando interviene la FED. La estructura de la economía no puede realizar un ciclo sostenible del dinero de forma simbiótica porque no existe el equilibrio; los conjuntos de habilidades y preferencias de los participantes del mercado no están alineados. La FED inyectando dinero en una economía estructuralmente rota es similar a darle un pescado a un hombre y alimentarlo durante un día, mientras que al mismo tiempo le impide aprender a pescar al mantener señales falsas. La existencia de desequilibrio indica que la composición de una economía no satisface las necesidades de los participantes que componen el mercado. O más bien, que los activos y las personas que capturan la mayor parte de la riqueza no seguirían haciéndolo si se permitiera que la economía se reestructurara.

La estructura económica de la FED produce inequidad al evitar que los desequilibrios se reequilibren. Eso es lo que el mercado intenta hacer cada vez que la Reserva Federal interviene para mantener vivo el sueño. Dando todos los beneficios de la duda, la FED cree que está ayudando. El punto de partida de la teoría económica de la FED es que la gestión activa de la oferta monetaria es una fuerza impulsora positiva. Eso está en su ADN. No se cuestiona ni se debate. Considera que sus actividades suavizan las señales del mercado en lugar de manipularlas. La pregunta para todos aquellos dentro de las cuatro paredes de la FED es cuánto y cuándo manipular la oferta monetaria, no si. ¿Alguien esperaría que la FED fuera un evaluador honesto de sus acciones? Sería como calificar tu propia prueba; nadie esperaría razonablemente una evaluación objetiva porque no puede haber objetividad. Ciertas suposiciones falsas están codificadas en sus cerebros como verdaderas, lo que impide la posibilidad de objetividad. Buscan respuestas en todas partes, excepto en el espejo, y prueban las mismas políticas una y otra vez, siempre esperando un resultado diferente.

“La desigualdad es algo que nos acompaña cada vez más desde hace más de cuatro décadas, no está realmente relacionada con la política monetaria. Está más relacionado con [el tartamudeo], hay muchas teorías sobre qué lo causa, pero ha sido algo que ha estado aumentando más o menos de manera constante durante más de cuatro décadas y hay muchas teorías diferentes, una de las cuales es solo que la globalización y la tecnología exigen niveles crecientes de habilidades y aptitudes y educación, y que el logro educativo de Estados Unidos se estabilizó, ciertamente en relación con nuestros pares, durante ese período [.] ”Jay Powell, presidente de la Reserva Federal (junio de 2020)

El presidente de la FED, Powell, proporcionó recientemente esto como respuesta a una pregunta sobre si la política de la Reserva Federal contribuye a aumentar la desigualdad de la riqueza. Observe cómo la respuesta no es un argumento de por qué la política del banco central no causa desequilibrio y desigualdad. Es más un pronunciamiento seguido de una defensa de «mirar hacia allá». Nunca crea los mitos sobre la globalización y la tecnología que impulsan la desigualdad de la riqueza. No hay nada en la tecnología, la innovación y la globalización que cause un desequilibrio económico sostenido o una brecha de riqueza en expansión estructural dentro de una economía. Para que la innovación sea valiosa, por definición debe resolver problemas para una variedad de personas, pero sí aquellos que la valoran no tuvieran dinero o medios para pagar la innovación, no sería valiosa. El valor se convierte en autorreferencial en ese sentido. El equilibrio económico es un factor determinante del valor. Para creer los cuentos de la tecnología y la globalización que causan el desequilibrio económico, uno tendría que estar deliberadamente ciego al impacto de la centralización de la oferta monetaria, que a su vez hizo que la banca se convirtiera en el epicentro y la sangre de la economía, y que la convirtió en posible que el desequilibrio se mantenga activamente durante décadas como una decisión política. Puede haber muchas teorías, pero la manipulación de cada señal de precios dentro de la economía es la zona cero del desequilibrio económico y la inequidad; es la falla estructural en los cimientos lo que crea el campo de juego desigual en el que se combinan todos los demás factores contribuyentes.

 

Si A entonces B; si no es A, entonces no es B

El dinero es la piedra angular de los sistemas económicos. La comprensión del papel fundamental y fundaciotal que juega el dinero en el motor económico establece la conexión lógica entre los problemas económicos sistémicos de desequilibrio y la manipulación artificial de la oferta monetaria. Por supuesto, hay otros factores en juego. La oferta monetaria no es la única forma en que se manipula la actividad económica. Contribuyen la política fiscal, el gasto público y el aparato regulador. Pero enfocarse allí sería como intentar arreglar las ventanas en el piso 100 cuando los diez pisos inferiores están soportados por un solo bloque de Jenga. Esa es la relación entre las cuestiones inherentes al sistema monetario (la base) y todas las demás cuestiones económicas (niveles superiores). El problema central que resuelve bitcoin es la base. Si todos mostraran un poco de humildad, todos reconocerían que no existe una fórmula mágica para resolver el problema estructural de una brecha de riqueza cada vez mayor y un desequilibrio económico. No hay ningún individuo con un plan o una ley que mejore todo. El desequilibrio creado por el comando central no se resuelve mediante el comando central. Todo lo contrario. La única esperanza real es arreglar primero la base, de modo que todos en la red puedan volver a hacer las cosas deseables sin la necesidad de un control consciente. El equilibrio seguirá a partir de ahí.

“Pero aquellos que claman por una“ dirección consciente ”, y que no pueden creer que algo que ha evolucionado sin un diseño (e incluso sin que lo comprendamos) deba resolver problemas que no deberíamos ser capaces de resolver conscientemente, deben recordar esto: el problema es precisamente cómo extender el alcance de nuestra utilización de recursos más allá del alcance del control de cualquier mente; y por lo tanto, cómo prescindir de la necesidad de control consciente y cómo proporcionar incentivos que hagan que los individuos hagan las cosas deseables sin que nadie tenga que decirles qué hacer «. Hayek, Uso del conocimiento en la sociedad

Con un suministro fijo de 21 millones, aplicado de forma descentralizada y controlado por nadie, bitcoin le ha quitado la capacidad de manipular la función monetaria por completo. Si los niños que se portan mal no pueden encontrar la manera de compartir un juguete y jugar bien, ¿qué puede hacer? Te quitas el juguete y pones a los niños en la caja de penalización. Eso es algo así como la relación entre bitcoin y los bancos centrales. No se puede confiar en ningún ser humano (o institución) con el control de la oferta monetaria, por lo que la única solución práctica es eliminar la capacidad y la tentación por completo. La única constante en bitcoin es su suministro fijo; solo habrá 21 millones de bitcoin y no hay nada que nadie pueda hacer al respecto. Todo cambiará en torno a bitcoin, pero su suministro como constante se convertirá cada vez más en la guía a partir de la cual se miden todas las demás actividades. Garantiza igualdad de condiciones y representa una fuente de verdad, que está ausente en la estructura económica existente. Debido a que su oferta no puede manipularse, tampoco su señal de precio. Las señales de precios no distorsionadas comunican información más perfecta. Pero nunca confunda información más perfecta e igualdad de condiciones con la estabilidad de precios o el tema de la volatilidad. Si el valor de bitcoin es de $12,000 hoy y de $10,000 mañana, esa es la comunicación de información sin distorsiones.

“La variación es información. Cuando no hay variación, no hay información. […] No hay libertad sin ruido y no hay estabilidad sin volatilidad «. – (Taleb & Blyth, Foreign Affairs, edición de mayo / junio de 2011)

Una oferta fija asegura que cualquier cambio en el precio sea impulsado exclusivamente por un cambio en la demanda en lugar de un cambio artificial e impredecible en la oferta de dinero (es decir, comunicar un cambio en las preferencias a toda la economía). Elimina todo un lado de la ecuación, que influye mucho en los cambios de precios actuales y distorsiona la comunicación de preferencias. Imagínese saber con absoluta certeza que cada cambio en el precio fue dictado por un cambio en las preferencias del consumidor y no por los efectos de aumentos o disminuciones en la oferta monetaria. Esa es la diferencia entre poder confiar constantemente en las verdaderas señales de precios económicos y tocar las sillas musicales sabiendo que otra persona tiene el control del estéreo. Hoy y en el futuro, se mantendrá el mismo principio. Todos podrán confiar en que los cambios en el sistema de precios de bitcoin siempre serán ciertos y nunca se verán influenciados por cambios impredecibles en la oferta.

 Esta diferencia fundamental entre la estructura monetaria existente y bitcoin cambia todo el juego. Señales de precios falsas frente a señales de precios reales. Las señales de precios falsas son el equivalente a creer que tiene una hoja de trucos para una prueba, entrenarse en base a esa información y luego aparecer solo para descubrir que la prueba fue completamente diferente. Todos creen que están respondiendo a las verdaderas señales de precios, sin darse cuenta de que la información comunicada sería fundamentalmente diferente si el dinero no hubiera sido manipulado. Cada vez que ocurre un choque violento dentro del sistema, todos reciben un indicio de que las señales de precios estaban comunicando mala información, pero luego la FED interviene para estabilizar los precios y todos se sienten seguros de que está bien volver afuera y jugar, confiando en las mismas malas señales. La razón principal por la que incluso es posible un choque violento en el sistema es porque este proceso ha ocurrido cada vez que la economía ha intentado reequilibrarse estructuralmente durante los últimos 50 años. Las malas señales intentan corregir, solo para ser sostenidas y exacerbadas por fuerzas exógenas. Con una oferta monetaria fija, este error se corrige permanentemente. Ya no será posible mantener el desequilibrio. Mientras exista bitcoin, el medio monetario no será capaz de distribuir señales de precios distorsionadas. Hay una diferencia entre lo correcto, lo incorrecto y lo verdadero. Las verdaderas señales de precios simplemente aseguran que la información que se comunica refleja las preferencias individuales y agregadas de una economía. En ese sentido, no hay nada correcto o incorrecto, siempre que se pueda confiar razonablemente en que la información es precisa y no está distorsionada. Nadie tiene que confiar o cuestionar si las señales de precios de bitcoin son verdaderas porque su suministro fijo lo garantizará.

Y ya nadie necesita descubrir cómo jugar un juego amañado porque ese juego está terminando. Los días de la desigualdad monetaria pronto pasarán a medida que Bitcoin se distribuya por todo el mundo. Cambiará el equilibrio de poder hacia aquellos que realmente crean valor, según lo definen las verdaderas señales de precios, que son comunicadas por los individuos que poseen la moneda. Dejando de lado los impuestos y la captura regulatoria por un momento, si uno quiere adquirir bitcoin, tendrá que proporcionar valor a cambio, y bitcoin se convertirá en el árbitro de ese valor. De 21 millones, aproximadamente 18,5 millones de bitcoins ya están en circulación. Los 18,5 millones en circulación están todos en manos de algún individuo o entidad. Para adquirirlo, el bitcoin debe ganarse entregando valor a quienes poseen la moneda. Incluso para aquellos que aún no están en circulación, cada bitcoin debe ganarse aportando valor. No ocurre lo mismo con el sistema monetario actual. En la estructura actual, los dólares se pueden ganar entregando valor a otros dentro de la economía o, a la inversa, si la FED decide entregar más dinero. Y esto sucede con bastante frecuencia. De todos los dólares que existen hoy en día, más del 80% han sido creados y asignados por la FED desde 2008 (enlace de fuente), en lugar de por la alternativa: entregar valor a otros dentro de la economía. ¿Qué sistema suena más justo, equilibrado y propicio para alinear los incentivos en toda una economía durante décadas y generaciones?

A medida que más personas adoptan bitcoin, la moneda se transfiere de los que tienen a los que no. Al hacer que la cantidad nominal de bitcoin sea de suma cero, se asegura que el sistema económico sea una suma distinta de cero. Para unirse a la economía, debe entregar valor a alguien dentro de la red. No hay fugas de valor fuera del sistema; no se puede introducir ineficiencia mediante la producción de dinero. Ya sea que los nuevos participantes se unan a la red o el comercio se produzca desde adentro, el valor siempre se transfiere y, a través de esa transferencia, se crea valor. Recuerde que la función valiosa del dinero es coordinar la actividad económica. La producción de dinero, por otro lado, no produce valor y solo sirve para distorsionar y perjudicar la capacidad de un medio monetario para funcionar correctamente. La cantidad nominal de dinero no es importante. Lo importante es su capacidad para comunicar información precisa a un amplio conjunto de participantes económicos.

Es por eso que la gente exige dinero, y con una tasa de cambio terminal establecida en cero, cada participante puede usar bitcoin para comprender mejor el valor de su propia producción en relación con la de los demás y en relación con las preferencias de los demás, sin distorsiones de ningún tipo de cambios en la oferta monetaria. Cada persona puede tomar mejores decisiones (en promedio) en la búsqueda de sus propios intereses, mientras que, por definición, brinda valor a los demás como un medio para ese fin. Una cantidad fija de moneda más, personas que la valoren equivale a una mayor distribución de la moneda. Con un suministro fijo, no se pueden guardar más de 21 millones de bitcoin y, paradójicamente, ese cambio en la estructura de incentivos hará que más personas ahorren. Al introducir un incentivo para ahorrar (es decir, un suministro fijo), más personas lo harán. Y a medida que más personas ahorren en una moneda que tiene un suministro fijo, resulta en que más y más personas posean cada vez menos, pero a través de esa función de que más personas ahorren, se crea una mayor estabilidad. Mientras que el control centralizado de la oferta monetaria y la capacidad de mantener el desequilibrio hacen que la riqueza se consolide, una oferta monetaria fija naturalmente hace que la moneda se descentralice y distribuya aún más, lo que genera un mayor equilibrio.

La gobernanza centralizada de la oferta monetaria permite que la distribución se consolide a medida que se crean nuevas unidades de la moneda y se mantiene el desequilibrio; mientras que un modelo de gobernanza descentralizado que imponga un suministro fijo asegura que la distribución de la moneda sea cada vez mayor con el tiempo. La estructura de la moneda dicta el efecto contrario y la tendencia se puede ver en los datos reales. Bitcoin mantenido en denominaciones más pequeñas continúa creciendo de manera constante, mientras que el bitcoin mantenido en denominaciones más grandes continúa disminuyendo. A medida que crece la moneda y el sistema económico, la moneda se distribuye más ampliamente. En lugar de consolidarse, la moneda se distribuye a más personas y la cantidad nominal que cada uno tiene disminuye, mientras que el poder adquisitivo aumenta. A medida que más personas demandan la moneda, su valor aumenta. Sin embargo, hay una oferta fija terminalmente. Como los aumentos en la demanda superan naturalmente los aumentos cada vez menores en la oferta, hay una forma principal de adquirir bitcoins: entregando valor a un poseedor existente de la moneda. La moneda se transfiere de relativamente pocos tenedores tempranos a una base más ampliamente distribuida en función del tiempo. Todos ganan; la utilidad de la red aumenta a medida que más participantes optan voluntariamente por ella y la distribución de la moneda se vuelve cada vez menos concentrada, lo que garantiza un mayor equilibrio y reduce los riesgos sistémicos creados por la existencia de unos pocos tenedores extremadamente grandes.

Cuando los incentivos de un medio monetario alinean tanto los intereses individuales como los agregados, los resultados de suma distinta de cero se convierten en valores predeterminados, al igual que el equilibrio. Bitcoin es accesible para cualquier persona, y todos los que eligen usarlo tienen las mismas protecciones. Cualquiera que produzca valor y lo cambie por bitcoin tiene la seguridad de que su producción no se devaluará en el futuro simplemente en función de que alguien en una tierra lejana cree nuevas unidades de dinero. Por separado, a todos se les garantiza el beneficio de señales de precios no distorsionadas. En bitcoin, los ricos y los pobres reciben estas mismas protecciones por igual. No es garantía de que otra persona valore más o menos la moneda, pero elimina la posibilidad de una devaluación forzada involuntaria del trabajo y la producción almacenados en un medio monetario, lo que distorsiona la actividad económica y crea señales de precios falsas. Cuando se le presenta esa oportunidad en relación con la certeza del peor resultado, se convierte en una elección clara. En comparación con la estructura económica actual en la que los más ricos comprenden mejor los efectos de la degradación monetaria activa y están mejor equipados para combatirla y explotarla, existe una realidad que los que se encuentran en el extremo inferior del espectro económico tienen más que ganar si nivelan el campo de juego. Aún así, no se trata de ricos y pobres. Todos se benefician de la eliminación de la producción de dinero y una economía que proporciona un mayor equilibrio a través de la comunicación de información más perfecta.

 La idea de que un individuo puede tener el derecho inmutable de ser dueño de un porcentaje establecido  indefinidamente del dinero del mundo en sus manos se siente bastante oligarca – Vitalik Buterin

En un tweet de 2018, el fundador de Ethereum (Vitalik Buterin) describió hermosa e irónicamente el poder de tener una moneda con un suministro fijo que no podía manipularse, mientras que en realidad defendía lo contrario. Él presentó ambos argumentos, el que utilizan los banqueros centrales para defender sus acciones y, al mismo tiempo, que articuló el poder que colocaría en el poseedor de una moneda con un suministro fijo. Si bien Buterin cree que es oligárquico tener el derecho inmutable de poseer un porcentaje fijo de todo el dinero del mundo por tiempo indefinido, ¿qué pasaría si ese derecho se extendiera a las personas más pobres del mundo? ¿Y si se aplicara por igual a todas las personas de la tierra? Ese es el poder de bitcoin. Si vive en uno de los países más pobres del hemisferio occidental, como Nicaragua, y elige cambiar su valor por bitcoin, ahora tiene el derecho inmutable de poseer un porcentaje fijo de todo el dinero del mundo por tiempo indefinido. Solo usted puede decidir cuándo, cómo y a quién transferirlo por el valor recibido en el futuro. Los más pobres de Nicaragua de repente se elevan exactamente al mismo campo de juego nivelado que un multimillonario en Nueva York como Paul Tudor Jones. Dentro de la red de bitcoin, no hay distinción. La igualdad de derechos es la predeterminada. Eso no puede existir y no existe en el sistema financiero heredado. Es infinitamente más oligárquico devaluar indiscriminadamente los ahorros monetarios de alguien aumentando la oferta de dinero y, al mismo tiempo, determinando a quién se debe «recompensar» ese nuevo dinero. No puede haber comparación entre ese mundo y permitir que aquellos que ganan dinero honestamente produciendo valor para otros determinen la mejor manera de asignarlo por el valor devuelto en el futuro.

La idea de que bitcoin podría resolver problemas hoy en día para ricos y pobres por igual desconfía de bastantes. La mayoría considera que bitcoin es un activo especulativo, y muchos verán su volatilidad y creerán que no es apto para personas sin un nivel de ahorro que uno podría permitirse perder. Afortunadamente, ese punto de vista es completamente erróneo y no tiene respaldo económico. Es fácil ver un desastre económico como el de Venezuela, donde la gran mayoría de las personas luchan por satisfacer sus necesidades básicas y creen que el acceso confiable a alimentos, agua, energía y atención médica es más importante que «comprar» bitcoin. Sin embargo, es más difícil ignorar que el colapso económico fue causado por un deterioro en el dinero que antes coordinaba la actividad económica y que la única solución a largo plazo para reconstruirla es utilizar una forma de dinero que cumpla mejor con esa función de coordinación. El acceso confiable a alimentos, agua, energía y atención médica no existe sin el uso de dinero para coordinar los recursos. Al reconstruir una economía sobre un nuevo medio monetario, alguien tiene que ir primero, y solo porque es difícil de imaginar, no cambia la realidad de que es la única salida. Una acción desencadena otra. Y otro y otro. Ya sea Venezuela, cualquier otro país que sufra un rápido deterioro económico o cualquier área del mundo desarrollado asolada por la pobreza, la necesidad de asistencia es inmediata, pero no hay una solución rápida. Bitcoin no puede eliminar a un dictador socialista, no puede sacar a los cleptócratas de la cleptocracia, no puede revertir las políticas fiscales o los programas sociales dañinos, y no puede convertir mágicamente a los pobres en ricos o viceversa. Sin embargo, puede resolver problemas hoy para cualquiera que esté lo suficientemente decidido a usarlo, sin importar el nivel de pobreza o la situación económica.

No hay ninguna razón por la que una forma de dinero superior pueda realizar una función para algunos y no para otros, independientemente de la riqueza, los niveles de ingresos o cualquier otra razón. Es un círculo vicioso que romper, pero el punto de partida para elevar a cualquier individuo o sociedad es encontrar una manera de producir más valor del que se consume o se exige a los demás. La mejor manera de lograr ese objetivo es utilizar el dinero para intercambiar valor y coordinar la actividad económica. Bitcoin no es solo una herramienta para personas ricas que se volverá útil para las personas pobres una vez que lo tengan suficientes personas ricas. Eso es una tontería. Es lo contrario; es la mejor manera en que cualquiera puede nivelar el campo de juego, independientemente de si el camino puede ser más difícil para unos que para otros. La demanda de dinero es casi universal y, con el tiempo, cualquier persona que utilice la forma de dinero con la base más sólida y las señales de precios más verdaderas se beneficiará. Mientras que el dólar (y otras monedas fiduciarias) son uno para unos pocos a corto plazo y todos para ninguno a largo plazo, bitcoin es uno para todos, ahora y en el futuro, porque fija la base económica para todos.

«Ya sea en Roma, Constantinopla, Florencia o Venecia, la historia muestra que un patrón monetario sólido es un requisito previo necesario para el florecimiento humano, sin el cual la sociedad se encuentra al borde de la barbarie y la destrucción». Saifedean Ammous, el estándar de Bitcoin

Las opiniones presentadas son expresamente mías y no las de Unchained Capital o mis colegas. Gracias a Phil Geiger, Will Cole y Robert Breedlove por revisar y brindar comentarios valiosos


Este artículo fue traducido por Ale. Consulta la versión en inglés en la Fuente Original.


Sobre el Autor

  • Jefe de Desarrollo de Negocios en Unchained Capital. Escribe una serie sobre el bitcoin llamada Gradually, Then Suddenly, que ayuda a explicar por qué existe el bitcoin y cómo funciona para aquellos menos familiarizados pero que están interesados en aprender más. Parker es licenciado en economía por la Universidad de Duke y se incorporó a Unchained tras haber formado parte del equipo de inversión de Hayman Capital, un fondo de cobertura global.