Saltar al contenido

¿Cuánta energía consume realmente Bitcoin?

Hoy, Bitcoin consume tanta energía como un país pequeño. Esto ciertamente suena alarmante, pero la realidad es un poco más complicada. El autor analiza varios conceptos erróneos comunes que rodean el debate sobre la sostenibilidad de Bitcoin y, en última instancia, argumenta que depende de la comunidad criptográfica reconocer y abordar las preocupaciones ambientales, trabajar de buena fe para reducir la huella de carbono de Bitcoin y, en última instancia, demostrar que el valor social que proporciona Bitcoin vale los recursos que necesita para mantenerlo.

¿Cuánta energía merece consumir una industria? En este momento, organizaciones de todo el mundo se enfrentan a la presión de limitar el consumo de fuentes de energía no renovables y la emisión de carbono a la atmósfera. Pero averiguar cuánto consumo es demasiado es una cuestión compleja que se entrelaza con los debates sobre nuestras prioridades como sociedad. El cálculo de en qué bienes y servicios “vale” gastar estos recursos, después de todo, es realmente una cuestión de valores. A medida que las criptomonedas, y Bitcoin en particular, han ganado prominencia, el uso de energía se ha convertido en el último punto de inflamación en la conversación más amplia sobre qué y para quién son realmente buenas las monedas digitales.

A simple vista, la pregunta sobre el uso de energía es justa. Según el Centro de Finanzas Alternativas de Cambridge (CCAF), Bitcoin actualmente consume alrededor de 110 teravatios hora por año, el 0,55% de la producción de electricidad mundial, o aproximadamente el equivalente al consumo anual de energía de países pequeños como Malasia o Suecia. Esto ciertamente suena a mucha energía. Pero, ¿cuánta energía debería consumir un sistema monetario?

La forma en que responda a eso probablemente dependerá de cómo se sienta acerca de Bitcoin. Si cree que Bitcoin no ofrece ninguna utilidad más allá de servir como un esquema Ponzi o un dispositivo para el lavado de dinero, entonces sería lógico concluir que consumir cualquier cantidad de energía es un desperdicio. Si usted es una de las decenas de millones de personas en todo el mundo que lo utilizan como herramienta para escapar de la represión monetaria, la inflación o los controles de capital, lo más probable es que piense que la energía está muy bien gastada. Sin importar si sientes que Bitcoin tiene un reclamo válido sobre los recursos de la sociedad, todo se reduce a cuánto valor cree que Bitcoin aporta para la sociedad.

Sin embargo, si vamos a tener este debate, deberíamos tener claro cómo Bitcoin realmente consume energía. Es posible que comprender el consumo de energía de Bitcoin no resuelva las dudas sobre su utilidad, pero puede ayudar a contextualizar el impacto ambiental del que realmente hablan los defensores de Bitcoin. Específicamente, hay algunos conceptos erróneos clave que vale la pena abordar.

 

El consumo de energía no es equivalente a las emisiones de carbono

Primero, hay una distinción importante entre cuánta energía consume un sistema y cuánto carbono emite. Si bien determinar el consumo de energía es relativamente sencillo, no se pueden extrapolar las emisiones de carbono asociadas sin conocer la combinación de energía precisa, es decir, la composición de las diferentes fuentes de energía utilizadas por las computadoras que extraen Bitcoin. Por ejemplo, una unidad de energía hidroeléctrica tendrá un impacto ambiental mucho menor que la misma unidad de energía alimentada con carbón.

El consumo de energía de Bitcoin es relativamente fácil de estimar: puede simplemente mirar su tasa de hash (es decir, la potencia computacional combinada total utilizada para extraer Bitcoin y procesar transacciones), y luego hacer algunas conjeturas sobre los requisitos de energía del hardware que los mineros están utilizando. Pero sus emisiones de carbono son mucho más difíciles de determinar. La minería es un negocio intensamente competitivo y los mineros tienden a no ser particularmente comunicativos con los detalles de sus operaciones. Las mejores estimaciones de la geolocalización de la producción de energía (a partir de la cual se puede inferir una combinación de energía) provienen de la CCAF, que ha trabajado con los principales grupos de minería para reunir un conjunto de datos anónimos de ubicaciones de mineros.

Con base en estos datos, la CCAF puede adivinar las fuentes de energía que fueron usados los mineros por país y, en algunos casos, por provincia. Pero su conjunto de datos no incluye todos los grupos de minería, ni está actualizado, lo que nos deja en gran parte a oscuras sobre la combinación energética real de Bitcoin. Además, muchos análisis de alto perfil generalizan la combinación de energía a nivel de país, lo que lleva a un retrato inexacto de países como China, que tiene un panorama energético extremadamente diverso.

Como resultado, las estimaciones de qué porcentaje de la minería de Bitcoin utiliza energía renovable varían ampliamente. En diciembre de 2019, un informe sugirió que el 73% del consumo de energía de Bitcoin era carbono neutral, en gran parte debido a la abundancia de energía hidroeléctrica en los principales centros mineros como el suroeste de China y Escandinavia. Por otro lado, la CCAF estimó en septiembre de 2020 que la cifra se acerca al 39%. Pero incluso si el número más bajo es correcto, eso sigue siendo casi el doble que la red de Estados Unidos, lo que sugiere que observar el consumo de energía por sí solo no es un método confiable para detectar las emisiones de carbono.

 

Bitcoin puede usar energía que otras industrias no pueden

Otro factor clave que hace que el consumo de energía de Bitcoin sea diferente al de la mayoría de las otras industrias es que Bitcoin se puede extraer en cualquier lugar. Casi toda la energía utilizada en todo el mundo debe producirse relativamente cerca de sus usuarios finales, pero Bitcoin no tiene tal limitación, lo que permite a los mineros utilizar fuentes de energía que son inaccesibles para la mayoría de las demás aplicaciones.

Hydro es el ejemplo más conocido de esto. En la temporada de lluvias en Sichuan y Yunnan, cada año se desperdician enormes cantidades de energía hidroeléctrica renovable. En estas áreas, la capacidad de producción supera enormemente la demanda local, y la tecnología de baterías está lejos de ser lo suficientemente avanzada como para que valga la pena almacenar y transportar energía desde estas regiones rurales a los centros urbanos que la necesitan. Es muy probable que estas regiones representen el recurso energético varado más grande del planeta y, como tal, no es una coincidencia que estas provincias sean el corazón de la minería en China, responsables de casi el 10% de la minería mundial de Bitcoin en la estación seca y el 50% en la temporada húmeda.

Otra vía prometedora para la minería neutra en carbono es el gas natural quemado. En la actualidad, el proceso de extracción de petróleo libera una cantidad significativa de gas natural como subproducto: energía que contamina el medio ambiente sin llegar a la red. Dado que está restringido a la ubicación de minas de petróleo remotas, la mayoría de las aplicaciones tradicionales históricamente no han podido aprovechar esa energía de manera efectiva. Pero los mineros de Bitcoin desde Dakota del Norte hasta Siberia han aprovechado la oportunidad de monetizar este recurso que de otro modo se desperdiciaría, y algunas empresas incluso están explorando formas de reducir aún más las emisiones mediante la combustión del gas de una manera más controlada. Por supuesto, este sigue siendo un jugador menor en el campo de la minería de Bitcoin actual, pero los cálculos de la parte posterior del sobre sugieren que hay suficiente gas natural quemado solo en los  Estados Unidos y Canadá para ejecutar toda la red de Bitcoin.

Para ser justos, la monetización del exceso de gas natural con Bitcoin aún crea emisiones, y algunos han argumentado que la práctica incluso actúa como un subsidio a la industria de los combustibles fósiles, incentivando a las empresas de energía a invertir más en la extracción de petróleo de lo que podrían hacerlo de otra manera. Pero los ingresos de los mineros de Bitcoin son una gota en el mar en comparación con la demanda de otras industrias que dependen de los combustibles fósiles, y es poco probable que la demanda externa desaparezca pronto. Dada la realidad de que el petróleo se extrae y seguirá siendo extraído en el futuro previsible, la explotación de un subproducto natural del proceso (y potencialmente incluso la reducción de su impacto ambiental) es un resultado neto positivo.

Curiosamente, la industria de la fundición de aluminio ofrece un paralelo sorprendentemente relevante. El proceso de transformación del mineral de bauxita natural en aluminio utilizable requiere mucha energía y los costos de transporte de aluminio a menudo no son prohibitivos, por lo que muchas naciones con un excedente de energía han construido fundiciones para aprovechar sus recursos excedentes. Las regiones con capacidad para producir más energía de la que se podría consumir localmente, como Islandia, Sichuan y Yunnan, se convirtieron en exportadoras netas de energía a través del aluminio, y hoy en día, las mismas condiciones que incentivaron su inversión en fundición han convertido a esos lugares en las principales opciones para la minería de Bitcoin. Incluso hay varias antiguas fundiciones de aluminio, como la planta hidroeléctrica Alcoa en Massena, Nueva York, que se han reutilizado directamente como minas de Bitcoin.

 

La minería de Bitcoin consume mucha más energía que su uso

La forma en que se produce la energía es una parte de la ecuación. Pero la otra área donde los conceptos erróneos son comunes es en cómo Bitcoin realmente consume energía y cómo es probable que eso cambie con el tiempo.

Muchos periodistas y académicos hablan del alto «costo de energía por transacción» de Bitcoin, pero esta métrica es engañosa. La gran mayoría del consumo de energía de Bitcoin ocurre durante el proceso de minería. Una vez emitidas las monedas, la energía necesaria para validar las transacciones es mínima. Como tal, simplemente mirar el consumo total de energía de Bitcoin hasta la fecha y dividirlo por la cantidad de transacciones no tiene sentido: la mayor parte de esa energía se utilizó para extraer Bitcoins, no para respaldar transacciones. Y eso nos lleva al error crítico final: que los costos de energía asociados con la minería de Bitcoin continuarán creciendo exponencialmente.

 

El crecimiento descontrolado es improbable

Debido a que la huella energética de Bitcoin ha crecido tan rápidamente, la gente a veces asume que eventualmente se apoderará de redes de energía completas. Esta fue la premisa de un estudio de 2018 ampliamente divulgado que se citó recientemente en el New York Times, haciendo la impactante afirmación de que Bitcoin podría calentar la tierra en dos grados centígrados. Pero hay buenas razones para creer que esto no sucederá.

Primero, como se ha vuelto común en muchas industrias, la combinación de energía de Bitcoin depende menos del carbono cada año. En los Estados Unidos los mineros que cotizan en bolsa, y cada vez más centrados en los criterios ESG (siglas en inglés de Environmental Social Governance, que son un grupo de criterios de factores ambientales que se tienen en cuenta a la hora de invertir en empresas), han ganado participación de mercado, y China prohibió recientemente la minería a base de carbón en Mongolia Interior, una de las regiones más grandes de carbón que quedan. Al mismo tiempo, muchas organizaciones dentro de la industria minera han lanzado iniciativas como el Crypto Climate Accord, inspirado en el Acuerdo Climático de París, para defender y comprometerse a reducir la huella de carbono de Bitcoin. Y, por supuesto, a medida que las opciones renovables como la energía solar se vuelvan más eficientes y, por lo tanto, más viables para la minería, Bitcoin podría terminar sirviendo como un incentivo serio para que los mineros desarrollen estas tecnologías.

Además, es poco probable que los mineros continúen expandiendo sus operaciones mineras al ritmo actual de manera indefinida. El protocolo de Bitcoin subsidia la minería, pero esos subsidios tienen controles incorporados sobre su crecimiento. Hoy en día, los mineros reciben pequeñas tarifas por las transacciones que verifican mientras minan (que representan alrededor del 10% de los ingresos de los mineros), así como cualquier margen de beneficio que puedan obtener cuando venden los bitcoins que han extraído.

Sin embargo, el protocolo está diseñado para reducir a la mitad el componente impulsado por la emisión de los ingresos de los mineros cada cuatro años, por lo que, a menos que el precio de Bitcoin se duplique cada cuatro años a perpetuidad (lo que la economía sugiere que es esencialmente imposible para cualquier moneda), esa parte de los ingresos de los mineros eventualmente decaerá a cero. Y en lo que respecta a las tarifas de transacción, las limitaciones naturales de Bitcoin sobre la cantidad de transacciones que puede procesar (menos de un millón por día) combinadas con la tolerancia finita de los usuarios para pagar las tarifas limitan el potencial de crecimiento de esto como fuente de ingresos. Podemos esperar que algunos mineros continúen operando independientemente, a cambio de estas tarifas de transacción solo, y de hecho, la red depende de eso para seguir funcionando, pero si los márgenes de ganancia caen, el incentivo financiero para invertir en minería naturalmente disminuirá.

***

Por supuesto, hay innumerables factores que pueden influir en el impacto ambiental de Bitcoin, pero subyacente a todos ellos hay una pregunta que es mucho más difícil de responder con números: ¿vale la pena Bitcoin? Es importante comprender que muchas preocupaciones ambientales son exageradas o se basan en suposiciones erróneas o malentendidos sobre cómo funciona el protocolo Bitcoin.

Eso significa que cuando preguntamos: «¿vale la pena Bitcoin por su impacto ambiental?», el impacto negativo real del que estamos hablando probablemente sea mucho menos alarmante de lo que podría pensar. Pero no se puede negar que Bitcoin (como casi todo lo que agrega valor en nuestra sociedad) consume recursos. Al igual que con cualquier otra industria que consume energía, depende de la criptocomunidad reconocer y abordar estas preocupaciones ambientales, trabajar de buena fe para reducir la huella de carbono de Bitcoin y, en última instancia, demostrar que el valor social que proporciona Bitcoin vale los recursos necesarios para mantenerlo.


Este artículo fue traducido por Jacky Rivero. Consulta la versión en inglés en la Fuente Original.


Sobre el Autor

  • Socio de Castle Island Ventures y cofundador del agregador de datos de blockchain Coinmetrics.io. Anteriormente, fue el primer analista de criptoactivos de Fidelity Investments. Tiene un máster en Finanzas e Inversión por la Universidad de Edimburgo y una licenciatura en Filosofía por la Universidad de St Andrews.