Saltar al contenido

Bitcoin a las 12

Hoy hace doce años, en Halloween del 2008, exactamente 491 años después de que Martín Lutero clavara su tesis en la puerta de la Iglesia del Castillo de Wittenberg, nace la idea de Bitcoin. Más exactamente, se podría decir que fue bautizado. La red en sí, no existiría de una manera verdaderamente en vivo y de igual a igual hasta el siguiente enero. El bloque 1, el primer bloque «verdadero», se extrajo el día nueve, y el pionero del efectivo digital Hal Finney recibió la primera transacción el día 10 de enero del 2009.

La idea del efectivo digital había existido anteriormente, por supuesto, al igual que los esquemas similares al efectivo basados ​​en el trabajo computacional. Pero este esquema específico: oferta limitada, no vinculada al dólar (muchas de las primeras ideas de efectivo digital se basan en mantener una vinculación al dólar), que se ejecutan en una red de igual a igual, basada en un libro mayor comparado, con acuñación a través de prueba-de-trabajo era nuevo, por lo que Satoshi tuvo el privilegio de nombrarlo. Cuando creas cosas nuevas, ya sean personajes de ficción o estados-nación, puedes nombrarlas. En algunos casos, el simple hecho de descubrir cosas te otorga un derecho nominativo. Pero es inequívoco que los inventores bauticen sus inventos.

Esto es importante, porque el 31 de octubre de 2008 fue la primera vez que se esbozaron las cualidades centrales de Bitcoin y se combinaron con el nombre. Esto hace que el sistema conocido como «Bitcoin» sea bastante específico. No es simplemente un nombre genérico asignado a la primera implementación exitosa de efectivo digital. Es el nombre que Satoshi Nakamoto le otorgó a un sistema con un programa monetario predefinido, 21 millones de unidades, basado en una prueba-de-trabajo, etc. Han existido y existirán otros sistemas de efectivo digital. Pero este es especial y tiene opiniones. No es solo una forma de transferir valor a través de un medio de comunicación, es un manifiesto monetario completo; una afrenta al sistema Fiat.

Bitcoin a menudo ha confundido a la gente. Es quizás uno de los fenómenos más incomprendidos de la última década. Si carece de suficiente contexto ideológico e histórico, lo más probable es que lo considere un despilfarro total o un desperdicio extraño e innecesario de potencia y esfuerzo informático. Esta es la posición predeterminada. La mayoría de la gente en Occidente rara vez piensa en la política monetaria o la banca, ¿por qué deberían hacerlo? Sus monedas se deprecian a un ritmo lento y apenas perceptible. Sus acuerdos bancarios funcionan bastante bien y no se encuentran excluidos del sistema financiero con demasiada frecuencia.

Por supuesto, esta no es la realidad para la mayoría de la población mundial, que sufre bajo regímenes inflacionarios o sistemas bancarios politizados y poco confiables; pero las opiniones de las élites costeras estadounidenses están sobre representadas en el discurso, por lo que la prensa está repleta de evaluaciones confusas de este esquema monetario supuestamente inútil, pero comprender el propósito de Bitcoin es en sí mismo un santo y seña. Si no lo obtiene, probablemente no sea para usted.

Incluso entre los acólitos, la verdadera naturaleza de Bitcoin es difícil de precisar. Es una red de pagos y liquidaciones rápida, lo que llevó a la gente a creer que sería adecuada para pagos de caja chica en Internet, o incluso en puntos de venta tradicionales. Es una base de datos consistente, replicada y de alta disponibilidad, lo que llevó a muchos a imaginarla como una herramienta para el almacenamiento de datos arbitrarios. Es muy innovador y se basa en nuevos descubrimientos y mejoras en temas de informática, criptografía y redes de igual a igual, pero se percibe como antediluviano, casi una reliquia. Estas contradicciones son fundamentales para la naturaleza de Bitcoin. Algo sin dueño, sin nadie que hable por él, aparecerá multitudinario en la mente de sus usuarios. Es un prisma brillante que refracta las opiniones de los observadores y arroja visiones radicalmente diferentes de sí mismo en función de sus perspectivas.

 

Un horizonte de tiempo sin fin

Recientemente, el gran historiador monetario George Selgin, señaló que era poco probable que Bitcoin desplazara al dólar a corto plazo, porque los efectos de la red monetaria son increíblemente poderosos y duraderos, y estoy totalmente de acuerdo. La diferencia entre nosotros es simplemente un horizonte temporal.

Estoy dispuesto a tener paciencia, creo que los Bitcoiners tienen esto en común; reconocen que han emprendido una tarea casi desesperada. La creación de un medio de asentamiento global, neutral y apolítico y un estándar de valor no sucederá de la noche a la mañana. Apenas hemos comenzado el proyecto, solo llevamos doce años, pero hemos logrado grandes avances hasta ahora, así que seguimos adelante.

¿Cuál es la medida de una sociedad sana? Podría decirse que es la voluntad de emprender proyectos a largo plazo, cuya finalización sus creadores nunca vivirán para ver. Prácticamente cualquier cosa que valga la pena construir requiere tiempo. Las instituciones duraderas no son fáciles.

La catedral no son las piedras que la componen. Bitcoin tampoco es el bloque. La catedral es la encarnación física de una idea singular: existe algo más grande. Su grandeza te hace sentir pequeño y te recuerda tu lugar en el universo. Nosotros, la gente moderna, que trivialmente volamos por los cielos por el precio de una décima parte de un día de trabajo, todavía encontramos catedrales imponentes y sublimes. Imagínese cómo se habría sentido un campesino medieval en la sombría frescura del gran salón. Las torres que se elevan sobre él, el edificio más alto que vería en su vida. La luz del sol se filtra a través del vidrio de colores, revelando una matriz que nunca presenciará en ningún otro lugar. Todo ello, cuidadosamente construido, no para la vanidad o el comercio, sino para la gloria de Dios a lo largo de generaciones y generaciones. Padres, hijos y nietos trabajando en el mismo edificio.

Pasé mis años universitarios estudiando filosofía en St. Andrews, una pequeña ciudad en la costa este de Escocia. St. Andrews fue el sitio de una catedral construida para albergar las reliquias del Apóstol Andrés, el santo patrón de Escocia. La cruz diagonal blanca sobre fondo azul, la que se ve en la bandera escocesa, el Saltire, representa la cruz sobre la que fue crucificado. Durante ciento cincuenta y ocho años, a partir de 1160, miles de canteros, obreros y habitantes trabajaron con herramientas manuales para construir un recipiente adecuado para estas santas reliquias. Solo una pequeña fracción de las personas que vertieron toda la energía de sus vidas en este magnífico edificio llegaría a verlo terminado. Para el resto de ellos, saber que estaban trabajando en un proyecto de civilización sublime era suficiente. Estaban felices de someterse a una visión mucho más grande que ellos mismos, elevándose por encima de sus preocupaciones pasajeras. Este fue el apogeo de la cultura, la belleza y la tecnología en ese momento. ¿Qué más podría uno esperar vivir?

Es prácticamente imposible poner un pie en una antigua catedral hoy, con mil años de antigüedad, sin contemplar el puro esfuerzo humano invertido para colocar hasta la última piedra y hasta el último panel de vidrio coloreado. Es un monumento y un resumen de la obra encarnada hundida en esas piedras antiguas.

 

La crítica de Satoshi

Martín Lutero tuvo noventa y cinco críticas. Satoshi tenía, efectivamente, uno. El ánimo de Satoshi radicaba en la naturaleza centralizada de la banca, el crédito y el dinero base en sí.

La raíz del problema con la moneda convencional es toda la confianza que se requiere para que funcione. Se debe confiar en que el banco central no degradará la moneda, pero la historia de las monedas fiduciarias está llena de violaciones de esa confianza. Se debe confiar en los bancos para que retengan nuestro dinero y lo transfieran electrónicamente, pero lo prestan en oleadas de burbujas crediticias con apenas una fracción de reserva. Tenemos que confiarles nuestra privacidad, confiar en que no permitirán que los ladrones de identidad agoten nuestras cuentas.

Martín Lutero buscó reformar la Iglesia, devolverla a un estado anterior más verdadero. Aparte de presentarnos una rúbrica y luego una primera implementación de un sistema, Satoshi no fue tan comunicativo. El documento técnico de Bitcoin es probablemente uno de los documentos más densos, semánticamente, de la historia. No se desperdicia ni una palabra. Satoshi fue famoso por ser conciso en las publicaciones del foro, solo opinó con moderación sobre los objetivos políticos y económicos del sistema. Nos han dejado los espacios en blanco para que los completemos. Y lo hemos estado haciendo con gusto. Los Bitcoiners, a través del mecanismo de tecnología novedosa, buscan restaurar un arreglo monetario del pasado. Bitcoin es una nueva tecnología diseñada para perseguir ideas barrocas. Se remonta a la era del dinero sólido, en particular al período armonioso de 1880 a 1914, cuando el orden internacional se unió en gran medida sobre un patrón oro y floreció el libre comercio. En la mente de los Bitcoiners, nos encontramos en un punto de inflexión histórico.

Con suerte, los historiadores del futuro hablarán de la restauración bitcoinista, que revirtió las pérdidas sufridas en el interregno fiduciario de 1971-2020. Lo llamo un interregno porque un estándar totalmente fiduciario es una anomalía histórica en lugar de la predeterminada. De esta manera, Bitcoin puede entenderse como revanchista o restaurador. Estamos recuperando territorios perdidos, ideas descartadas y tiempo perdido.

Algunos críticos alegan que un estándar de Bitcoin que refleje el que admite el oro es poco original y trillado; que un estándar de Bitcoin sufriría los mismos fallos. ¿Por qué molestarse en revisar los fallidos acuerdos monetarios del pasado? Pero Bitcoin, al ser un producto monetario desmaterializado, es nuevo y distinto del oro.

Estos críticos no logran comprender su superioridad sobre las tecnologías monetarias clásicas, lo que debería dar más solidez a un sistema centrado en Bitcoin. Es más auditable, lo que significa que los usuarios pueden responsabilizar a los bancos y las instituciones que aceptan depósitos. Es más económico de verificar, ya que solo requiere hardware informático básico. Esto globaliza y democratiza el sistema monetario. Cualquiera puede participar, no solo una gran institución con los recursos para salvaguardar grandes cantidades de oro.

A diferencia del oro, es trivial recibir la entrega física del activo. Esto significa que los usuarios pueden elegir libremente entre la auto-custodia y un enfoque intermedio. Esta opcionalidad permanente – en el peor de los casos, puedo tomar la propiedad física y final de mis propios activos – es una característica increíblemente poderosa, que inclina el equilibrio de poder hacia el individuo, lejos del Estado o de los oligarcas corporativos. Ya es hora de que el péndulo se balancee hacia atrás.

Incluso cuando hay proveedores de servicios involucrados, la competencia por los depositantes es feroz. Cerrar su cuenta en un banco de bitcoin es tan simple como retirar sus monedas y depositarlas en otro. Y es programable. Las condiciones sofisticadas se pueden codificar directamente en transacciones. Este es un espacio de diseño que apenas hemos comenzado a explorar. La preocupación inmediata es la integridad de la red, razón por la cual las actualizaciones de todo el sistema requieren un examen tan cuidadoso. Es probable que no exista ningún proyecto de código abierto en la tierra que haya sido testigo de tanto escrutinio como Bitcoin. Después de todo, es una recompensa por errores de 250.000 millones de dólares. Así que nos movemos despacio, pero deliberadamente.

La gente a veces me pregunta qué significa Bitcoin para mí, y este es mi mejor intento de respuesta. Los Bitcoiners que creen seriamente en un mundo monetario mejor, y no temen hacer que pase esta realidad, son el equivalente a albañiles y trabajadores que trabajan en una catedral monetaria que tal vez nunca vean llegar a buen término. Pero eso está bien. Mientras creamos en una visión grande y audaz, creamos que todavía hay belleza en el mundo y que quedan grandes cosas por las que vale la pena luchar, triunfaremos e inspiraremos.

Hoy, no puedo imaginar nada más en lo que preferiría estar trabajando. No podría estar más feliz de dedicar mi carrera y energía a la visión trazada por Satoshi hace doce años. La crítica satoshiana es cierta y se refuerza continuamente a medida que las autoridades monetarias establecidas se vuelven más erráticas y caprichosas. La creación de instancias de un sistema monetario estable basado en Bitcoin no está garantizada de ninguna manera, pero se vuelve más plausible cada día. No sé si veré la finalización de este proyecto, o incluso si funcionará a largo plazo, pero eso no me molesta. Estoy concentrado en poner el siguiente ladrillo.


Este artículo fue traducido por Jose Antonio Mayol. Consulta la versión en inglés en la Fuente Original.


Sobre el Autor

  • Socio de Castle Island Ventures y cofundador del agregador de datos de blockchain Coinmetrics.io. Anteriormente, fue el primer analista de criptoactivos de Fidelity Investments. Tiene un máster en Finanzas e Inversión por la Universidad de Edimburgo y una licenciatura en Filosofía por la Universidad de St Andrews.